Compartir

España se adapta a las nuevas tendencias europeas del reciclaje. Hace ya unas décadas, otros países comenzaron a mentalizarse sobre lo que supone vivir en una sociedad de consumo. A falta economías estables que puedan hacer frente al consumismo extremo al que estamos sometidos, algunos países han adoptado una mentalidad de reciclaje en todos los aspectos que rodean sus vidas. Existen páginas web que potencian esta iniciativa como, por ejemplo, www.poneranuncios.com.

Cualquier objeto que haya sido utilizado y aún permanezca en buen estado puede volver a ser utilizado. Por desgracia, en nuestro país aún no tenemos esta visión global de la segunda mano. 

Tan solo nos han llegado pinceladas de una filosofía y forma de vida que conlleva muchos beneficios para el ser humano a nivel individual, así como a nivel colectivo, la lucha conjunta de la conservación del medio ambiente sería uno de ellos.

Productos que suelen venderse en segunda mano

Hace algunos años que llegó a nuestro país la moda de comprar productos de segunda mano, sobre todo, en el sector del estilismo. Cada vez hay más tiendas de ropa, complementos y zapatos desde un enfoque considerado retro o vintage. Estas tiendas que se han puesto de moda en los últimos años, pero no mantienen la filosofía de reciclaje originaria, sino que más bien es un modo de vestirse de manera original y adaptada a los modernismos cambiantes de estos tiempos. Además, los precios de estas tiendas, las cuales suelen localizarse en el centro de las ciudades, son bastante altos. Incluso más elevados que los que puedes encontrar en tiendas con productos nuevos. Esto no tiene mucho sentido en base al concepto de ¨reciclaje¨. No obstante, consultando foros en Internet relacionado con el sector, puedes encontrar las tiendas online o físicas donde comprar ropa de segunda mano económica. El conocimiento de la gente, en casos como estos, es mucho más valioso que cualquier búsqueda.

Las tecnologías están sumándose a la era del reciclaje, lo hacen a su ritmo, pero se empiezan a observar iniciativas en las que se adquieren aparatos electrónicos de segunda mano. Hasta hace unos años, la única venta de productos usados que se realizaba era en algunas ocasiones entre amigos, familiares y conocidos. Poco a poco, incluso han aparecido páginas de segunda mano donde los mismos dueños del producto lo suben a la red para ponerlo a la venta. Evidentemente, es importante analizar las condiciones del objeto para que todo esté en orden. Si eres observador, tienes paciencia y confías en el reciclaje, podrás llegar a encontrar aparatos electrónicos prácticamente nuevos a precios muy bajos. También existen tiendas físicas de segunda mano donde puedes analizar el producto detalladamente y comprobar su correcto funcionamiento.

Parece que la sociedad aún no comprende esta filosofía, ya que poca gente se plantea adquirir un objeto mayor (dícese de un producto costoso) de segunda mano. Esto es una gran contradicción, ya que, en países como Hungría y Polonia, los objetos más caros son precisamente los que son reciclados con más frecuencia. Uno de los productos más destacados son los muebles. En estas culturas donde no importa que un objeto haya sido propiedad de otra persona, la sociedad no se lo piensa dos veces. Unos muebles de segunda mano en buen estado cuestan tres veces menos que unos nuevos.

Las ventajas de comprar y vender productos de segunda mano

Hoy en día, gracias a Internet nos resulta más fácil vender y comprar productos de segunda mano. Y aunque hemos estado hablando únicamente en una dirección, la de la compra, también es importante la venta en esta filosofía del reciclaje, ya que ambas interrelacionan para que el sistema funcione. Hay páginas web de anuncios en España donde una persona puede ofrecer el objeto u objetos que ya no desea disponer y que están bien conservados.

Algunas de las ventajas de unirte a esta tendencia del reciclaje son las siguientes:

Favorecer al medio ambiente mediante el reciclaje

La compra y venta de productos usados favorece el mantenimiento del medio ambiente, ya que supone una disminución del uso de recursos para crear productos nuevos.

Disponer de más capital para invertir en otras cosas

El ahorro de dinero es evidente, si sabes en que tiendas comprar, ya que los productos de segunda mano tienden a ser más baratos. Con el tiempo notarás la diferencia, y podrás invertir el capital ahorrado en otros productos o servicios.

Adquirir productos que son difíciles de encontrar

Una de las grandes ventajas por las que la gente se une a esta filosofía, es porque hay productos que no puedes encontrar en las tiendas convencionales. Ya sea ropa de hace 50 años, o muebles antiguos.

No contribuir a mantener una sociedad de consumo

Vivimos en una sociedad en la que consumimos ni siquiera sin pensar en por qué lo hacemos. La obsesión por lo material nos lleva a desearlo todo nuevo, porque si ya lo ha usado otra persona, no lo quiero. La tendencia a la segunda mano defiende un mundo en el que aprovechar los recursos que tenemos al máximo es la forma de respetar el medio en el que vivimos.