Compartir

Habitualmente, cuando se quiere hacer mención a cómo ha cambiado el enfoque del marketing en las últimas décadas, se suele hablar de las tres fases.

Tres fases bien definidas

Evolución. Desarrollo. Cambio. Cualquiera de estos conceptos, para que sea posible, necesita de una infraestructura invisible, intangible, pero real y dinámica en la que se pueda establecer. Esa evolución del marketing habría sido imposible sin el advenimiento de las comunicaciones de alta velocidad que permitieron una red global y en consecuencia, un enorme cambio cultural.

Desde los papeles hasta las pantallas

La fase 1.0 es el modelo tradicional de marketing, enfocado en el producto y cuyas estrategias entonces van dirigidas a la simple promoción o publicidad, con la que se trata de mostrar cómo cierto producto va a satisfacer las necesidades de potenciales clientes. Utiliza medios clásicos, primero fue la prensa impresa, después la radio y con el tiempo fue la TV y con ellos se lograba difundir de manera unidireccional el mensaje publicitario que hacía conocer a la marca.

La red da origen a una aldea global

La era digital, nacida hace apenas tres décadas, desencadena una evolución de las comunicaciones e indudablemente del marketing. La segunda fase o marketing 2.0, se enfoca en el consumidor y sus necesidades como objetivo primordial, ya que no solo se interesa por vender, sino por crear un vínculo entre consumidor y marca. Aparecen las definiciones de “fidelización” y “valoración” del cliente. Las grandes empresas de productos o servicios comienzan a interactuar con su universo de compradores y potenciales interesados. Aparecen las primeras páginas de internet dedicadas a publicidad y aunque todavía con un marcado comportamiento heredado de la TV, el diseño web comienza a ser una herramienta poderosa, que con el tiempo se haría fundamental, creando de esta forma el marketing bidireccional.

El vertiginoso crecimiento de la red global hizo que los buscadores se transformaran en indispensables herramientas. De las muchas empresas que habían comenzado en los años 90 con sus rudimentarios motores de búsqueda, pocas subsisten dos décadas después. Como si de especies animales se tratara, las más poderosas fueron absorbiendo o devorando a las más pequeñas, para ganar una mayor relevancia en el mercado.

El posicionamiento web comenzaba a ser un concepto que se escucharía fuertemente unos pocos años después.

Estrategias que se orientan a segmentos definidos

La incesante evolución derivó en lo que actualmente se llama hoy en día marketing 3.0, enfocado en los valores de las personas, en su forma de pensar, en su manera de interactuar con su grupo de relaciones. Las marcas pueden así innovar con productos y servicios y orientarlos hacia un segmento de mercado perfectamente definido a partir de características personales. Las estrellas de esta fase del marketing actual pasaron a ser las llamadas redes sociales.

Un mundo virtual con tendencias de comportamiento real

La última década logró conectar grupos de personas en plataformas de encuentros virtuales que permiten a sus usuarios transmitir vivencias propias y conocer aquellas de quienes lo acompañan en ese ámbito.

Las distancias geográficas no representan una barrera, como tampoco lo es el tiempo, siendo todo un cambio de paradigma en lo que a comunicaciones se refiere y es que el marketing no quedó ajeno a esto, más bien supo tomar ventaja para su crecimiento y adaptación. La facilidad de acceso, la inmediatez, la espera de respuestas sin demoras ha ido cambiando conceptos fuertemente arraigados en todas las sociedades, alterando escalas de valores que se creían inamovibles, al punto de redefinir conceptos de relaciones humanas, como la amistad, para darle un significado impensado tan solo unas décadas atrás.

Si Facebook dio el puntapié inicial, otras plataformas no tardaron en aparecer en la novísima escena que el Siglo XXI abrió en ese ámbito. Con mayores o menores características, algunas más adaptadas a la imagen, otras ideales para textos y voz, cada una les dio a sus usuarios el medio que muchos esperaban para desarrollar aquellas habilidades comunicacionales que en mayor o menor medida querían dar a conocer.

Cambian los medios, evoluciona el marketing

Cualquier estrategia de mercado en la actualidad que pretenda tener éxito, debe forzosamente apoyarse en una o más redes sociales. Esas plataformas han logrado no solo nuclear a millones de personas en todo el mundo, sino que ha permitido conocer sus gustos, sus necesidades y sus tendencias.

En la era de la información, cuanto más, mejor Las redes sociales permitieron a millones de personas ser protagonistas, ya no espectadores. Cada uno puede ser actor en la obra que haya creado y esta es una característica que jamás había sucedido desde la aparición de la red global. Las estrategias de marketing han evolucionado y hoy están frente a esta inigualable oportunidad de fortalecerse como aliadas de las redes sociales.