Compartir

Siete de cada diez hogares europeos no tiene ningún niño como consecuencia del “vaciamiento” que se está produciendo en el cada vez más “viejo” continente. De hecho, la media de personas por hogar en Europa es de 2,3 miembros, cifra que va en descenso.

Es una de las conclusiones del informe 'Evolución de la familia en Europa 2018', difundido este martes por el Instituto de Política Familiar (IPF) con motivo del Día Internacional de la Familia, que se conmemora este miércoles.

La situación de la Europa sin niños es generalizada, pues ningún país de la UE de los 28 llega a los tres miembros por hogar. Es más, Suecia, Finlandia, Alemania y Dinamarca son los países europeos con menos personas por hogar, con dos miembros en cada casa. Esta situación contrasta con la media de 3,1 miembros en China, los 2,6 de Rusia, los 2,6 de Estados Unidos e incluso Japón, los 2,4 miembros por hogar.

SOLITARIOS

Es más, según alerta el informe, Europa se está convirtiendo en “una sociedad de solitarios”. Los hogares europeos son cada vez más unipersonales: uno de cada tres hogares europeos (el 32,5%) es unipersonal.

Otro dato corrobora la tendencia de que los hogares europeos cada vez tienen menos hijos: siete de cada diez hogares europeos (más de 154 millones de hogares) no tiene ningún hijo. Y además, añade el IPF, la mitad de los hogares con hijos sólo tienen uno: de los 65 millones de hogares con hijos, 31,1 millones (el 47%) sólo tiene un descendiente.

En este contexto, la vicepresidenta de la Federación Internacional del Instituto de Política Familiar, Lola Velarde, recuerda “a la sociedad en general y a los políticos en particular, la necesidad y la urgencia de fortalecer la institución familiar”. En concreto, el instituto pide impulsar el desarrollo de políticas públicas “con perspectiva de familia” e implantar “una verdadera y eficaz” política integral de la familia.

Uno de cada cinco europeos tiene más de 65 años

Europa es un continente viejo, ya que uno de cada cinco ciudadanos de la UE de los 28 (el 19,2%) es mayor de 65 años, lo que supone que 97,7 millones de personas ya cumplieron la tradicional edad de jubilación. Es más, los mayores de 65 superan en más de 18 millones a la población menor de 15 años.

Es una de las denuncias que plantea el informe 'Evolución de la familia en Europa 2018', difundido este martes por el Instituto de Política Familiar (IPF) con motivo del Día Internacional de la Familia, que se conmemorar este martes.

“Europa está inmersa en un invierno demográfico sin precedentes, convirtiéndose en un continente viejo, con un gran déficit de natalidad, con cada vez menos matrimonios pero más rotos”, subraya el IPF.

El informe muestra que la continuada baja tasa de natalidad y la cada vez más alta esperanza de vida están transformando la pirámide poblacional. Mientras en 1980 había 41,5 millones más de jóvenes que de mayores de 65 años ya superaron a los menores de 15 años en 18 millones.

Según las previsiones, en 2050 Europa se convertirá en “un club de ancianos”: por cada dos personas mayores habrá sólo un joven. Habrá 58,5 millones de personas mayores de 80 años (el 11,1% de la población).

En esa fecha, casi una de cada tres personas será mayor de 65 años (150 millones de personas) y tan sólo 1 de cada siete personas será menor de 15 años (79,2 millones de personas), lo que invertirá completamente la pirámide poblacional.

En este contexto, el IPF apunta a que habrá “graves consecuencias sociales y económicas” por el “suicidio demográfico”: más gastos sanitarios, retraso de la edad de trabajar, más impuestos y pensiones más bajas.