Compartir

Desde que salió Nintendo Switch, la marca nipona está llevando una política de publicación de juegos exclusivos para la nueva consola intercalada con reediciones de juegos de Wii U.

Fruto de esto llegó el pasado 4 de mayo Donkey Kong: Tropical Freeze. Aunque llegó no es la palabra adecuada, más bien había que decir que volvió.

Una nueva entrega de Donkey Kong que en su día apareció para Wii U, pero con tan pocas ventas que pasó desapercibido, pero que tras aparecer de nuevo para Switch ha debutado como segundo en ventas en Reino Unido.

Este Donkey Kong Tropical Freeze comienza cuando un barco de pingüinos procedentes de latitudes heladas llega a la isla del simio congelando así su mundo y enviando por los aires a nuestro protagonista, nuestra labor será guiarle por los distitnos mundos y niveles hasta recuperar su paradisiaco archipiélago.

Nos vamos a encontrar un plataformas con los elementos más típicos de los Donkey de toda la vida como son los barriles, lianas, niveles en vagoneta… pero en 1080p con la consola en el dock consiguiendo que se vean unas texturas increibles e incluso el pelaje de los monos. En modo portatil la resolución es menor, 648p pero con una rapidez de carga mayor.

En cuanto al diseño de niveles, decir que es espectacular, desde el típico escenario de selva hasta niveles bajo el agua e incluso niveles en donde nada más que veremos las sombras de los monos. Los cientos de secretos en cada nivel y la dificultad harán que la duración de este juego se multiplique hasta el infinito.

Las novedades que tiene este Tropical Freeze respecto con el de Wii U son varias: Para los que ya tuvieron la versión anterior saben de la dificultad de este juego, que puede llegar a ser desquiciante, por eso los desarrolladores han incluido un modo llamado Funky. Es el mismo juego pero en vez de ser Donkey Kong el protagonista, es Funky, el simio surfero de la familia que hará de la experiencia de juego algo más disfrutable para los menos ágiles. El jugador no sufrirá daños en los suelos con pinchos y tendrá 5 corazones en vez de los 3 originales. Además el jugador dispondrá de doble salto, algo que en la aventura normal no puede utilizarse y podrá estar sumergido en el agua indefinidamente.

También se ha incluido modo cooperativo. A Donkey Kong en su aventura le acompaña Diddy, Dixie y Cranky que le aportan distintos modos de salto. Otro jugador con el otro Joy-Con puede ayudarnos en la aventura, aunque recomendamos encarecidamente usar un mando Pro u otro par de Joy-Cons porque a pesar de que el uso de los botones está ajustado, es más cómodo con las otras opciones que comentamos.

Si jugamos este Donkey Kong Tropical Freeze como se concibió para Nintendo Switch, nos durará unas 5 o 6 horas, pero este juego tiene una alta dificultad, introducida crecientemente, ya que el primer mundo es un paseo, como poco, pero a partir del segundo mundo vemos como las cosas se complican de verdad y tendremos que comenzar a ser habilidosos y saber escoger el tiempo en el que hacer los saltos. Además en cada nivel hay multitud de coleccionables como monedas o las típicas letras KONG que harán que la duración se alargue muchísimo y conviertan a este juego en un contínuo reto.

Donkey Kong Tropical Freeze es un descubrimiento para nuevos jugadores y un toque fresco en plataformas para Switch, pero para jugadores que ya lo conocieron en Wii U, es el retorno de uno de los mejores videojuegos de la franquicia. Tanto para jugadores nuevos como para los que ya lo jugaron, este Donkey Kong es un imprescindible para Nintendo Switch. Un juego maravilloso.