Compartir

Tener una página web se ha convertido en un requisito indispensable para cualquier negocio. En los tiempos que corren, los usuarios acuden a las redes en busca de toda la información que necesiten, de los servicios que buscan contratar o de las compras que deseen realizar. Todo se está centrando en procesos que se pueden llevar a cabo a través de una pantalla y una conexión.

Por eso, las grandes compañías e incluso las pequeñas y medianas empresas han descubierto que la red no solo es un sitio recomendable, sino que se debe convertir en su nuevo hogar. Si de veras quieren calar entre ese público que ahora se mueve dentro del panorama digital, si quieren captar a una nueva clientela educada en la doctrina de las tres uves dobles, es indispensable abrazar este nuevo formato.

Son numerosos los beneficios que supone la apertura de un portal web, pero aquí vamos a centrarnos en uno de los aspectos más vitales para su bienestar, su funcionamiento, su crecimiento e incluso la imagen que esta da de la compañía en cuestión. Y no, no hablamos de contar con un excelente hosting en España, que influye; ni tampoco en el mejor diseño para tu web, que también importa. Hablamos del uptime.

Este término inglés pasa de ser un completo desconocido a convertirse en la gran prioridad de cualquiera que esté buscando la forma de crecer lanzándose al terreno digital. Es, de hecho, uno de los puntos clave a valorar a la hora de contratar un host. Y es que, como decimos, su importancia es tal que influye sobremanera sobre lo que dice de tu negocio tu página.

EL UPTIME O TIEMPO DE ACTIVIDAD

¿Qué es el uptime?

El uptime es el tiempo en el que un servidor trabaja sin interrupciones. El margen temporal por el que el hosting sigue en perfecto estado y funcionamiento y, por tanto, permite que tu web esté abierta y sin problemas, lo que a su vez permite que cualquier usuario interesado pueda visitarla sin ningún tipo de complicaciones.

Su antítesis es el downtime, que significa justo lo contrario: el tiempo en el que el servidor no se encuentra trabajando. Suele ser el menor posible, ya que un cliente siempre paga porque su portal esté en funcionamiento, y se suele dar cuando hay un problema de funcionamiento a nivel interno, existe una saturación de tráfico de datos, exceso de visitas o, en el peor de los casos, un ataque externo con el fin de romper la página por completo en un momento importante.

Es uno de los aspectos en el que más hincapié hacen los hostings, ya que de él depende algo tan simple como acceder a un portal online. Para garantizar una actividad cercana al 100% (99,9% en la mayoría de proveedores principales), se llevan a cabo mecanismos como la limitación del número de cuentas en un mismo host para evitar la saturación, la renovación constante de equipos, un equipo técnico disponible las 24 horas del día y los 7 días de la semana y, por supuesto, una serie de componentes que hacen de los servidores unos de los equipos más punteros posibles.

¿Por qué es tan importante el uptime?

Aunque es habitual que haya algún caso puntual de downtime, véase una labor de mantenimiento o cualquier imprevisto de última hora, estos suelen ser momentos controlados, pensados para efectuarse a horas poco inoportunas con el fin de realizar el menor impacto posible en el público.

El principal inconveniente de un problema con el uptime, y el más evidente, es que imposibilita el acceso a la web para cualquiera. Esta situación ya es bastante perjudicial de por sí, ya que no hay nada que dé peor imagen que una web de una empresa que esté “caída”; pero lo es más cuando sabes que, además, hace que pierdas posicionamiento en buscadores. Estos tampoco pueden entrar en esos momentos de desconexión, por lo que no pueden indexar y conllevan a un descenso a la hora de aparecer entre sus resultados.

Tan solo 60 segundos fuera de conexión pueden suponer la pérdida de cientos o miles de usuarios que pudieran entrar en tu web. No solo eso, tan solo 60 segundos sirven para llevarse una penalización poco positiva en cuestiones de posicionamiento. Todo el que tiene ciertas nociones sobre el funcionamiento de internet sabe lo importante que es el SEO y lo que influye en el aumento del tráfico de visitas, y también cuánto hay que pelear por conseguir escalar y mejorar la visibilidad. A fin de cuentas, esta mejora hace que aumente el posible número de clientes y, por tanto, crezca el negocio, que es el objetivo que siempre se persigue.

En definitiva, si quieres crecer en el terreno digital, el uptime es una prioridad absoluta.