Compartir

Cuando NUPA (Asociación Española de ayuda a niños con trasplante multivisceral y afectados de fallo intestinal y nutrición parenteral) invitó al Doctor Gerardo Prieto al encuentro de familias vinculadas al fallo intestinal, él no esperaba que durante parte de la jornada se convertiría en protagonista. Sin embargo, había demasiada gente que quería agradecerle su trabajo y su implicación, aprovechando su jubilación tras 47 años de vocación médica.

Por las manos del Doctor Prieto han pasado cientos de niños con fallo intestinal que hoy, gracias a sus conocimientos y su compromiso, tienen una segunda oportunidad de vivir. Por eso, muchos de ellos participaron de forma activa en el homenaje que NUPA organizó en el marco de un encuentro nacional de familias y pacientes con fallo intestinal.

Entre los testimonios que emocionaron al Doctor Prieto se encuentra el de Rafi Romero, una mujer de 41 años, que probablemente es su paciente más antigua. “Vengo desde Granada para agradecerle que él fuera la única persona en este país dispuesto a luchar contra mi enfermedad cuando muchos otros médicos se habían ya dado la vuelta. No recuerdo mi vida sin el doctor Prieto, él es mucho más que alguien de mi familia”.

Con una mezcla de humor y emoción, el Doctor Prieto agradeció el reconocimiento y confesó entre risas que, aunque en el Hospital La Paz no le iban a dar un “finiquito” de agradecimiento por los servicios prestados, ese homenaje era el verdadero finiquito. Recibió regalos, un álbum de fotos y mucho cariño por parte de los niños que ayudó, con el aplauso incansable de las familias de fondo.

Uno de los momentos críticos en la vida profesional de un médico es perder a un paciente y más si se trata de un niño. Al homenaje también asistieron los apdres de algunos niños que ya no están, y le mostraron de igual forma su agradecimiento al Doctor Prieto: “siempre fuimos conscientes de que nuestra hija Izarbe tenía una enfermedad rara, que la lista de espera de un trasplante es una carrera de fondo y que quizás nunca llegaría (…) Otros médicos nos habían asegurado que Izarbe nunca iba a poder salir del hospital. El Doctor Prieto y su equipo lo hicieron posible y no tendremos forma de agradecérselo lo bastante nunca”.

Además de su compromiso e interés constante desde el punto de vista clínico, el Doctor Prieto fue clave en la creación del libro 'Cuentos para entender mi mundo' -subvencionado por Bankia y publicado por Signo Editores- . Este libro busca, de una manera muy didáctica y emotiva, ayudar tanto a los niños como a sus padres a entender los cambios que se producen en el proceso de la enfermedad.

El Doctor Prieto se jubila este jueves 26 de abril y desde NUPA quieren mostrarle de nuevo nuestro agradecimiento, admiración y poner en relieve la ingente labor que ha desarrollado en beneficio de un colectivo afectado por una patología muy desconocida. En esta línea, también queremos resaltar la labor que la Fundación Bancaria Ibercaja ha desempeñado en favor de la atención precoz y la asistencia integral a los afectados de esta enfermedad de forma paralela a la divulgación de la importancia de la donación de órganos.