Compartir

La campaña del Consejo General de Enfermería incluye un vídeo y una infografía con diez puntos para concienciar a la población y explicar cómo hay que enfrentarse a este problema que afecta a más de 8 millones de personas en España.

Recomienda evitar las actividades al aire libre entre las 5.00 y las 10.00 horas, y entre las 19.00 y las 22.00 horas, las franjas horarias de mayor emisión de pólenes, así como viajar en coche con las ventanillas cerradas, impidiendo en gran medida que entre el polen dentro del vehículo. También emplear filtros de polen en el aire acondicionado de la vivienda y del vehículo, ventilar el domicilio a mediodía y por poco tiempo y utilizar el aspirador y bayetas húmedas para la limpieza del hogar.

También aconseja las gafas de sol para evitar que las partículas de polen puedan llegar a los ojos y producir picor y enrojecimiento, así como utilizar mascarillas homologadas los días de mayor concentración de pólenes para evitar el contacto con la mucosa de la boca y la nariz. Además, propone consultar los niveles de pólenes de la zona a través de las aplicaciones y webs avaladas como 'www.polenes.com'.

Por último, sugiere precaución a la hora de tomar antihistamínicos “porque pueden producir somnolencia y disminución de la atención” y “no automedicarse”. “Si hay síntomas de alergia (lagrimeo, picor de ojos, picor de garganta, aumento de las secreciones nasales, estornudos…), es necesario acudir a los centros de salud para que se paute el tratamiento”, termina el documento.

Desde la Organización Colegial de Enfermería también recalcan la importancia que tienen los enfermeros, la Atención Primaria y las consultas específicas de alergología en la “educación para la salud”.

Según las últimas estimaciones de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, la incidencia de polen en esta primavera será moderada o leve en todo el país, gracias a las copiosas precipitaciones registradas en los últimos meses. Esta situación supondrá cierto alivio para todos aquellos que sufran alergia a los pólenes, pero, aun así, desde la institución colegial resaltan la importancia de que las enfermeras tengan un papel clave en el cuidado de los alérgicos.