Compartir

Las opciones de ocio que se manejan en la actualidad son muchas y de lo más variadas y en un sector que siempre ha tenido una gran demanda (como el de los casinos) no es de extrañar el que se haya logrado contar con su versión online en el que cualquiera puede probar suerte con un slot (o máquina tragaperras), en la ruleta o bien sentarse a disfrutar de una partida de póquer. Lo más interesante de todo esto es que, tal y como se recoge en el último Informe Trimestral que llevó a cabo la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) en este tipo de empresas se llegaron a mover más de 3.550 millones de euros, con un incremento del 22% en relación al mismo periodo del año anterior.

Por si esto fuera poco las previsiones que realizan desde Jdigital (asociación que engloba a los operadores de este sector del país) son más que positivas porque se prevé que la facturación anual logre duplicarse en apenas cinco años, teniendo como fuente principal a las apuestas del sector deportivo.

Pero, ¿qué es lo que atrae tanto a la gente de este tipo de ocio? Cabe señalar que es muy importante tener siempre presente que los casinos (online y físicos) siempre han de tomarse como lo que son: una forma más de entretenimiento. Es cierto que con ella uno puede conseguir ganar algo de dinero, pero también lo puede perder y habrá que estar preparado para ambas circunstancias. Quizás una de las cosas más atrayentes de la versión online es que uno puede acceder a estos casinos cuando quiera, sin importar el día ni la hora que sea y que, por supuesto, hay una amplía variedad donde elegir por lo que es casi seguro que cada cual dará con el juego que más le pueda gustar.

Una mayor seguridad para los usuarios

Además, hay que tener presente que desde el año 2012 quienes disfrutan de los casinos online en nuestro país lo hacen de una forma mucho más segura porque este fue el año en el que se empezaron a otorgar licencias y, por supuesto, esto cambió mucho el panorama porque para obtenerlas las empresas que hay detrás tienen que cumplir con una serie de requisitos en los que garantizan, entre otras cosas, que los datos de los participantes se tratan de forma confidencial.

En cualquier caso parece que ha tenido efecto porque el mismo informe mencionado de la DGOJ revela que el número de usuarios activos en el último cuatrimestre del año 2017 supera los 676.000 y esto indica que se creció (si se compara con el 2016) un 11,87%. Una progresión que no parece que vaya a detenerse.

En breve desde la DGOJ ofrecerán un nuevo informe en base al primer trimestre de este 2018. Hasta entonces se puede concluir que con los datos aportados los juegos que más llaman la atención a los usuarios (al menos por la cantidad de dinero que en ellos se juegan) son las apuestas y el póquer.