Compartir

Los motivos más relevantes para el consumidor a la hora de optar por la compra 'online' de alimentación son, por este orden, la confianza en el pago y la posibilidad de elegir distintas marcas, según un estudio presentado este miércoles por la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) y la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Los siguientes aspectos más tenidos en cuenta son la facilidad para elegir los productos en la web y la confianza depositada en la enseña. El precio es el factor menos valorado.

La compra 'online' se realiza mayoritariamente, según el 80% de los encuestados que afirma trabajar fuera del hogar, de lunes a viernes en horario de mañana o mediodía, el 37%, y, si se añade el horario laboral de tarde, se alcanza el 75% de la muestra. Además, el 75% lo hace desde el ordenador, aunque avanza el uso de dispositivos móviles.

El mayor uso del canal 'online' se hace cuando se precisa la reposición de productos de gran peso y volumen y también cuando se dan condiciones climatológicas adversas, como días muy fríos, muy calurosos o lluviosos.

Destaca también el uso de listas predeterminadas como un factor fundamental en el éxito de la web de distribución 'online'. Así, el 70% de la muestra afirma hacer la compra a partir de sus selecciones anteriores. De hecho, los elementos de conveniencia que facilitan la selección y control de los productos son altamente valorados por los consumidores. La facilidad para localizar los productos, las imágenes como instrumentos de localización y el control del contenido y gasto del carrito son elementos claves de esta tendencia.

El estudio constata también que los consumidores se resisten todavía a la adquisición 'online' de alimentos frescos. El 60% de los encuestados solo compra alimentos frescos en tiendas físicas, si bien cerca del total restante lo hace en ambos canales.

Finalmente, se consolida que el consumidor percibe comprar menos por impulso en el canal 'online'. El 50% afirma no comprar 'online' productos que no ha visto previamente en la tienda física, frente al 40% que afirma “sentirse atraído” por las novedades y el 30% que se manifiesta inclinado a probar nuevos productos por este canal.