Compartir

Laura Ponts, más conocida en las redes sociales como @lauraponts, es la instagrammer gastronómica de moda. Cada día recibe miles de likes, de sus más de 223.000 seguidores. 

¿Cómo fue tu estreno en Instagram?

Surge sin más, a mi me gusta cocinar. Después de colgar la primera foto vi que tuvo éxito. Al principio tuve 50 likes, luego 100 y poco a poco me fui animando. A partir de ahí fui perfeccionando las fotos y haciéndolas más artísticas. 

¿Estás obsesionada con el número de likes y de seguidores? 

No, porque llevo otras dos cuentas en Instagram de restaurantes con estrellas Michelín. Es verdad que me paso todo el día mirando el teléfono pero presto atención a otras cuentas más que a la mía. Además sigo trabajando en la tienda familiar de comida. 

¿Recuerdas la foto que ha tenido más éxito?

Sí,un pastel de higos que tuvo 16.000 visitas. Porque ese alimento es la bomba. Recuerdo también un desayuno que hice en medio de la carretera, en la nieve, que también tuvo mucho éxito.

¿Además de los higos, qué otros productos son tus preferidos a la hora de hacer las fotos?

El aguacate, los huevos, el chocolate, el queso… son productos que gustan mucho y que suelo poner en mis imágenes. 

¿Y el que menos?

Las judías verdes, la lechuga… son productos que la gente asocia con la dieta y no obtiene demasiados buenos resultados. Aun así, es muy importante saber cómo hay que cortarlas, y cocerlas. Hay que ponerlas en la olla con bastante sal, y al poco tiempo meterlas en hielo para que conserven el verde intenso. 

Una vez que tienes la foto, ¿qué se hace con tanta comida? Espero que no la tires

Nunca. Tirar la comida es un pecado. Siempre nos la comemos. O nosotros, o la gente que viene a nuestra tienda. 

¿Cuánto tardas en hacer una de tus fotos?

Pues entre dos horas, o quizá un poco más. Depende de si tengo el producto en casa o si tengo la idea muy clara. Si no, la cosa se va alargando. 

Además de los alimentos… ¿De qué otros elementos te ayudas para hacer las fotos?

Las fotos las hago con mi teléfono móvil (Iphone X). Nunca utilizo focos, por lo que tengo que esperar al momento de luz natural ideal. 

¿Qué te parecen estos productos gourmet de vente-privee

Son increíblemente buenos. Me los mandaron a casa para que los probara e hiciera la foto y la verdad es que están exquisitos. 

¿Para cuándo el salto a fotografiar otras cosas? Por ejemplo, ropa

Que va. Mi pasión es la cocina. Nunca me pondré yo en una foto con un vestido. La gente no quiere verme a mi. 

¿A quién sigues tú en Instagram?

Sigo a Raquel Carmona, una chica que hace unas fotos preciosas de comida, y también a Carolina Ferré.

¿Qué consejos darías a nuestros lectores para que sus fotos también triunfen en Instagram?

1.- Inspiración, imaginación, imaginar bodegones, salirse de lo normal. Ser original. Tener buenas ideas.

2.- Ser rápido. Antes de fotografiar un plato en concreto, hay que darse prisa para decorar el bodegón con diferentes materiales o ingredientes. Y más si se trata de platos calientes, carnes, quesos derretidos, cremas, sopas…

3.- Fotografiar siempre con luz natural. No hay excepciones. Siempre a mediodía y a ser posible cerca de una ventana. En los días lluviosos o con niebla intentar evitarlo. Evitar también los rayos solares.

4.- Las fotos de comida con filtros no gustan. La comida se presenta tal y como es. Hay que evitar los filtros de Instagram o cualquier aplicación. La comida con filtros, da la sensación que querer esconder algo. La comida tiene que tener su propio color, a ser posible evitando los grises. Lo único que se puede hacer es subir su tonalidad, pero no modificar su color.

5.- Jugar con el producto de temporada, colores, tonalidades. Dar vida al bodegón. Se puede jugar con flores cuando fotografiamos frutas, con plantas aromáticas. Jugar con lo crudo y lo cocinado en una misma foto.

6.- Fondos: disponer de diferentes fondos, como puertas antiguas, cartones, mármol, maderas rústicas, de madera, manteles opacos, pizarras… es uno de los elementos más importantes para este tipo de fotografía.

7.- Profundidad: disponer de varios elementos relacionados con la receta o el plato en sí. Sin un objetivo tenemos que ser capaces de ampliar la foto. Lograr el primer plano y el segundo para dar más vida a la foto.

8.- Toques: agregar elementos que trasmitan autenticidad. Jugar con papeles opacos, flores secas, paños, velas, tenedores antiguos…

9.- Enfocar, nitidez en nuestra imagen. Por ejemplo: hamburguesas, pasteles, bocadillos…

10.-         El protagonista es la comida no el plato. Evitar utilizar la mejor vajilla de casa. Son preferibles los platos antiguos o mejor no utilizarlos. Eso sí, nunca platos blancos.

11.- No te conformes con la primera foto. Hay que tener paciencia y dedicarle horas. A veces se tiene una idea fija, o un fondo favorito y puede que no sea el que más convenga. Hay que moverse y probar hasta lograr el resultado perfecto.

12.- Embellecer la comida: ser capaz de hacer un plato de verdura bonito o una ensalada divertida. Las fotos que se muestran en las redes tienen que ser apetecibles. Pincelar con abundante aceite de oliva, sal y pimienta.

13.- Contar una historia o crear momento: sujetar cubiertos, coloca las manos en el bodegón. Utilizar diferentes elementos como por ejemplo libros antiguos o periódicos si se trata de una merienda o un desayuno. Momento “relax”.

14.- Sujetar bien el teléfono y limpiar bien el enfoque del móvil.

15.- Utilizar limón y hielo. En verano sobre todo para evitar que muchos ingredientes se oxiden y se estropeen con el calor.

16.- Cocinar poco los alimentos. Se trata de no cocinar mucho. Por ejemplo, dejar la pasta o los arroces al dente para un mayor resultado a la hora de fotografiar.