Compartir

Ni No Kuni llegaba allá por 2010 a Playstation 3 de la mano de Level-5, los autores de grandes juegos como los Yo-Kai Watch, los Inazuma Eleven o la saga del Profesor Layton. Este estudio es sinónimo de calidad y ya nos lo demostraba hace 10 años cuando se alió con los estudios de animación Ghibli para el diseño de ese juego que era una especie de Pokémon con un diseño muy al estilo de películas como Mi vecino Totoro, La Princesa Mononoke o El viaje de Chihiro.

Cuando Bandai Namco una secuela de un juego tan exitoso pero sin Ghibli, que era lo más llamativo de la anterior entrega, se podría haber pensado que el nuevo juego sería algo pobre en el diseño, pero esta carencia, que si que es notable, se ha subsanado con una gran historia, más adulta, un sistema de combate más profundo y estretegia RPG, mucha estrategia.

La trama de Ni No Kuni II no tiene nada que ver con los añorados Oliver, Dirpy, Estela o Jairo, protagonistas de la primera parte. Es una historia totalmente diferente, con otros personajes que nada tienen que ver con un punto en común, vuelven a mezclarse las dos realidades. La de Evan y la de Roland. Sin spoiler, todo comienza cuando Roland aparece en el mundo de Evan, el mundo imaginario de Ni No Kuni, ya que Roland procede de nuestra realidad, y el joven Rey está sufriendo un golpe de estado.

Algo que se le achacó a la primera parte de Ni No Kuni fue que era demasiado orientado a niños. Esta segunda parte tiene una historia más madura con momentos, que en cierto sentido, no están dirigidos a los más pequeños de la casa. Otra mala noticia es que los únimos han desaparecido, en su lugar tenemos a los Fofi, unos pequeños seres de la naturaleza que nos ayudarán en batalla aleatoriamente y que se los recluta a base de ofrendas.

En cuanto a la batalla, tenemos dos modos de combatir: combate en tiempo real en un escenario acotado, cuya carga es muy rápida y apenas hay transiciones o un nuevo modo que más adelante mencionaremos.

Lucharemos con tres personajes en nuestro equipo contra enemigos tanto de pequeño tamaño como contra bichos gigantes como la Quimécora, una mezcla de quimera y de mantícora, sendos animales mitológicos, contra Brutoletus, una seta blanca inmensa que lanza esporas dañinas… Además de los personajes amigos que podemos elegir y equipar a nuestro antojo, tenemos a los Fofis que nos ayudarán cuando activemos su poder, y esto sucede de manera aleatoria.

También nuestros personajes contarán con magias y habilidades especiales y con un modo de carga que cuando se llena, hace más potentes ciertos poderes.

En el aspecto de enemigos no se nota demasiado la ausencia de Ghibli, aunque bien es verdad que ya no combatiremos contra enemigos tan pintorescos como Dinoceronte o Mandrágoro, donde se nota es en los Fofis, cuyo diseño recuerda a otros personajes del estudio Ghibli que aparecen en Yo-Kai Watch o el Pokémon Mimikyu. Eso sí, aunque no tan bonitos, siguen siendo adorables.

Avanzada la aventura nos otorgarán un aparato con el que podremos modificar varios apartados del combate: Ajustes de tipo donde podremos primar el daño a cierto tipo de monstruos con respecto a otros; ajustes de resistencia que modifica la resistencia a ciertos elementos y las debilidades a otros elementos, por ejemplo, si tienes más resistencia al fuego, serás más débil ante la confusión; ajustes de batalla modificando las características físicas a tu antojo; y finalmente ajustes de recompensas dando prioridad a lo recibido al eliminar enemigos.

Por si esto no fuera suficiente, los chicos de Level-5 han introducido las Batallas Campales: Un modo táctico en el que manejaremos hasta 4 escuadrones de distintos tipos y tendremos que atacar, como si fueramos Napoleón en un campo de batalla, estratégicamente a nuestro enemigo. La dificultad del juego no es muy alta y es progresiva, haciendo el juego más accesible para todos los públicos.

También, a medida que juguemos tendremos la opción de poder hacer de administradores de un reino, con lo que podremos construir y mejorar edificios para ganar más dinero, materiales e influencia con los subditos, podremos hacer investigaciones para desbloquear objetos, podremos entrenar a nuestros Fofis para que suban de nivel o hacer que nuestros subditos trabajen en determinados puestos según su habilidad. Aparte de RPG y estrategia, también Ni No Kuni II nos acerca al mundo de la gestión de recursos de una manera no demasiado profunda pero suficientemente entretenida para que sea amena y tenga cabida en el juego y la historia.

Un tanto positivo para Level-5 es la creación de unos personajes tan característicos. De hecho pronto tomamos cariño a los protagonistas y vivimos su historia como si fuera nuestra. Y aunque no esta Dirpy, hay un sustituto, avanzado el juego, que cumple su papel con creces, aunque no queremos avanzaros nada de la historia.

La ambientación sonora del juego es un caso aparte. Es majestuosa, desde que arranca el juego la primera vez, te das cuenta de que es un juego que se ha hecho con mimo y con cariño y eso se ve en su música.

Está perfectamente doblado a nuestro idioma e incluso tiene algunos giros regionales que le dan un toque de humor a algunos personajes y lugares, y es que a pesar del tono más adulto, el juego no pierde su humor y nos deja algunas perlas que hacen más ameno el juego.

Ni No Kuni II: El renacer de un reino nos promete horas y horas de diversión acompañados por unos personajes únicos con sistema de RPG profundo y múltiples opciones de batalla con los Fofis en una historia digna de guión de cine. Este juego de Level-5 y distribuido por Bandai Namco, que estará a al venta el próximo 23 de marzo, es un indispensable, tanto para los amantes del género como para los que quieran introducirse. Un juego que es un mar donde introducirse y nadar todo lo que se quiera y para pasar una Semana Santa entretenido, aunque ya os avisamos, en una semana no váis a ver ni la mitad del juego.

Lo mejor de este Ni No Kuni 2 es su historia, su banda sonora, sus interminables opciones de personalización de la batalla y sus personajes, que a pesar de no haber sido diseñados por Ghibli, no desmerecen.

Los puntos negativos de este juego son principalmente, que tras Ni No Kuni, justamente teníamos en mente la belleza del estilo Ghibli, que aquí, no está, aunque el juego lo suple con nota, no será tan bonito como su primera mitad. El modo de batallas Campales es algo que se agradece pero que quizás no está totalmente pulido y que seguramente en próximas entregas dará mucho más juego y será más táctico.