Compartir

En España, según el estudio de OCU, se duerme una media de 6:59 horas. El 36% de los encuestados duerme entre 6:30 y 7:29 horas. Un 26% duerme entre 4:30 y 6:29 horas, y un 3% reconoce que duerme menos de 4:30 horas. 

Datos que señalan que los españoles no dormimos todo lo que sería recomendable. Pero las horas que pasamos durmiendo no son el único indicador de una buena calidad del sueño. Un 57% de los encuestados señala que al menos una vez por semana se despierta en medio de la noche o antes de la hora

. Un 38% reconoce que no puede conciliar el sueño en la primera media hora. Las causas de estas alteraciones tienen que ver sobre todo con nuestra vida cotidiana.

 En un 21% se trata de problemas en el trabajo, en un 20% de problemas psicológicos, estrés o ansiedad, y en un 14% de problemas económicos. Aunque también influyen otros aspectos como los ronquidos de la pareja (14%), los ruidos de los vecinos (8%) o los ronquidos propios (8%). 

El estudio destaca que el 71% de los encuestados tiene una mala calidad del sueño. De ellos, un 40% no es consciente de sufrir este problema Además de las preocupaciones de nuestra vida cotidiana, en la calidad del sueño también infl uyen los malos hábitos. Un 28% de la población no tiene una hora regular de acostarse, cerca de un tercio acostumbra mirar la televisión hasta las tantas de la noche, y un 25% trasnocha de forma habitual, aunque tenga que levantarse temprano.

 El más reciente de los malos hábitos a la hora de acostarse es sin embargo el más habitual: el 36% de los encuestados se lleva el móvil o la tableta a la cama y lo utiliza antes de acostarse.

 Los españoles dormimos poco y mal, según un estudio de la OCU La combinación de problemas para dormir, hábitos mejorables y tiempo insufi ciente que se dedica a dormir provoca que el 71% de los españoles no tenga una buena calidad de sueño

. El dato más preocupante es que solo un 30% reconoce este problema. Por el contrario, un 40% desconoce que en realidad duerme mal. Las consecuencias son evidentes. Un 46% de los españoles sufre somnolencia diurna, el porcentaje más alto en comparación con el resto de países europeos. 

De ellos un 6% tiene serios apuros en para mantenerse despierto mientras trabaja, lleva a cabo distintas actividades cotidianas o conduce, con el riesgo que ello supone. Muchos de los afectados recurren a la medicación para solucionar el problema; un 24% de los encuestados ha tomado medicamentos para dormir durante el último mes, siendo las benzodiacepinas lo más habitual.

 Un dato preocupante para OCU es que el 65% de quienes recurren a ellas lleva haciéndolo más de un año, a pesar de que las recomendaciones médicas señalan que no es conveniente pasar de unas pocas semanas. Solo un 12% de los afectados por problemas de sueño ha recurrido a otros métodos como técnicas de respiración, relajación o psicoterapia.