Compartir

Gastronomía e intercambios comerciales están
íntimamente unidos y por eso la elección de un
restaurante puede ser decisiva para generar empatía.
La exclusividad en la decoración, el nivel y el estilo de
la gastronomía y la calidad del vino
son ingredientes
determinantes para cerrar un negocio en la mesa. 

El chef Marcos Olazabal Janson, creador de Cabaña
Marconi
, el peculiar y exitoso Restaurante sueco del​
Encinar de los Reyes, ha desembarcado en un palacete
del Barrio de Salamanca ( Marconi, Velázquez 61 )
donde el estilo nórdico, tanto en la carta como en la
propuesta minimalista de la decoración, son las señas
de identidad de un restaurante urbano y cosmopolita
que atrae a ejecutivos y directivos de la capital. 

La cocina de Marconi reinterpreta el concepto de
Comfort Food
añadiendo un toque de sofisticación y
cultura mediterránea a las propuestas culinarias del
Östermalm Saluhall, el mercado gastronómico de
Estocolmo.
El resultado es una cocina sencilla, saludable y
minimalista hecha a medida para comidas de trabajo,
donde en cualquier caso no pueden faltar ingredientes
como la emoción, el placer y la tradición, en este caso
sueca y mediterránea
.

Comfort Food es un estilo de cocina que se caracteriza por la
importancia de la memoria y el poder evocador de los
sabores.​
Es rica en hidratos y apuesta por la calidad de las
materias primas,
preparadas con sencillez y con un
toque casero.
Este concepto gastronómico se enriquece en la cocina
de Marcos Olazabal Janson con la aportación de recetas
suecas maridadas con ingredientes típicamente
mediterráneos.

Marcos Olazabal Janson de origen sueco después de
dejar el proyecto de la cadena de restaurantes La
Alpargatería que él mismo fundó, abrió en 2013 Cabaña​
Marconi en El encinar de los Reyes y en 2016 ha
inaugurado Marconi en la calle Velázquez 61.