Compartir

Mayo es el mes de las Primeras Comuniones por excelencia, sin embargo, los preparativos de esta celebración religiosa comienzan a definirse cada vez con mayor tiempo de antelación.

Tradicionalmente, era en enero cuando la mayoría de las familias empezaban a preocuparse de los detalles de este evento, pero las familias preparan las comuniones cada vez con más anticipación. De hecho, durante el pasado mes de octubre. Sevilla es la provincia donde más se están adelantando a la reserva de espacios (con un crecimiento del 21%, con respecto al año 2016).

La Primera Comunión puede ser considerada como el primer evento importante al que tienen que enfrentarse los más pequeños de la casa. Reserva del espacio. Alquilar con antelación el lugar que acogerá el banquete y la fiesta posterior a la celebración resulta de gran importancia. De hecho, es el primer elemento que se tiene en cuenta. Restaurantes con jardines o espacios que cuentan con zonas infantiles en sus instalaciones son los más demandados.

Vestido, complementos y fotógrafo: El mes de febrero resulta ideal para valorar y comparar detenidamente diversas opciones (corte princesa o de fantasía, trajes de marinero y almirante, zapatos, coronas, corbatas, etc.). En cuanto al reportaje fotográfico, si hace unos años los niños acudían a un estudio para realizarse unas fotografías clásicas de comunión, la tendencia actual es apostar por imágenes más naturales y espontáneas.

Invitaciones, recordatorios y animación infantil: Actualmente, las ilustraciones con temáticas infantiles, tanto para las invitaciones como para los recordatorios, están de moda. Además, la contratación de animación infantil para la posterior fiesta (payasos, microteatro, hinchables, pintacaras, magia o cuentacuentos, entre otros), son servicios cada vez más demandados. 

Decoración: Abril sería el mes en el que hay que comenzar a pensar en ultimar los detalles decorativos del espacio: mesa de chucherías, repostería personalizada o globos.

Regalo: Hasta hace poco era muy común regalar obsequios como medallas, relojes o joyas. No obstante, los años avanzan y, hoy en día, la importancia de la tecnología ha dado lugar a regalos como consolas o iPods. Apostar por la originalidad y creatividad a través de experiencias como talleres (repostería o fotografía), cursos (surf o baile) o planes y escapadas en familia, se ha convertido en tendencia en los últimos años. 

Según datos de FUCI (Federación de Usuarios Consumidores Independientes), el coste medio de una comunión en España se sitúa en 2.412 euros. No obstante, el precio depende siempre de la zona en la que se celebra, siendo las ciudades más caras Madrid, Valencia, Barcelona o San Sebastián, donde una Primera Comunión puede rondar los 3.000 euros. Sevilla, Oviedo, Ciudad Real, Cáceres o Tenerife, por su parte, son las más baratas, con un coste aproximado de 2.000 euros.

El catering, normalmente, es el elemento con un coste más elevado aunque también hay familias que optan por una celebración más familiar en casa, lo que abarata considerablemente esta partida. El coste medio por persona para el banquete suele ser de unos 40€ y el número de invitados ronda las 30 o 40 personas, lo que implica una inversión de unos 1.400€. El precio para el traje de los más pequeños, por su parte, suele ser de 225€, en el caso de las niñas, y de 160€, en el de los niños.

Por otro lado, el reportaje fotográfico suele tener un coste aproximado de unos 600€; la partida destinada a las invitaciones y recordatorios ronda los 150 y 200€ (siendo las invitaciones electrónicas la apuesta más económica); la contratación de animación infantil se sitúa en torno a los 200€ y, por último, los regalos tienen un valor cercano a los 150€.