Compartir

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer en su último estudio algunos datos importantes con respecto a la nutrición

Un ejemplo es que las jóvenes con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años son las que más azúcares añadidos consumen. Por eso, viene bien recordar que hay opciones de chocolates, refrescos, golosinas y cereales con los que aún es posible seguir alimentándonos saludablemente sin perder sabor ni seguir contando calorías. 

El estudio “Adecuación de la ingesta de azúcares totales y añadidos en la dieta española a las recomendaciones: estudio ANIBES“, coordinado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y publicado por la revista científica Nutrición Hospitalaria, arroja que las adolescentes españolas son el grupo de población que más cantidad de azúcares añadidos consumen. Además, la media española se sitúa en el 7,3% de la energía total consumida y, en niños y adolescentes, los chocolates, yogures y leches fermentadas, zumos y néctares y cereales de desayuno y barritas de cereales son los algunos de los alimentos y bebidas que más azúcares añadidos aportan. La Organización también recomienda que el consumo de azúcares añadidos se debería reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total

Con estos resultados, la alarma surge enseguida en torno a la alimentación que consumimos a diario y de la que toman ejemplo los más jóvenes y los no tan jóvenes. Buceando entre recomendaciones saludables para picotear entre horas, acompañar una merienda o finalizar un postre, todo son excusas para comer rápido y mal. Pero, tanto si estamos siguiendo una dieta como si no, existe una abundante cantidad de productos que ofrecen alternativas más saludables y que pueden atraer nuestra atención para darnos un capricho sin que nos embargue la culpa posterior. 

Chocolate. El chocolate está permitido si lleva un alto porcentaje de cacao. Para los amantes chocolateros, siempre hay un buen momento a lo largo del día en el que dedicarse unos minutos para degustar un pedacito de una tableta con un 70% o más. ¿Qué sería del momento de los cafés de después de comer sin el truco de endulzarlos con una onza?

Refrescos. Es aconsejable ingerir las comidas del día acompañándolas con agua, sobre todo si comemos fuera de casa, pero como ésta no suele ser nuestra decisión, existen ciertos refrescos que pueden resultar una buena opción si son light o zero, siempre que no excedamos la recomendación diaria de azúcar.

Golosinas. Los dulces permitidos y recomendados son las golosinas sin azúcar Yummeat, pioneras en España por su 0% y con una amplia variedad para hacernos disfrutar sin tener que contar azúcares, grasas ni calorías. 

Cereales. La alternativa más cómoda es consumirlos en barritas, fáciles de transportar y comestibles en cualquier lugar y a cualquier hora. Las mejores son las que llevan incluidos trozos de fruta o frutos secos y siempre sin extras perjudiciales añadidos, por supuesto.

Los ratos en los que disfrutamos de la comida son esa parte del día en la que nos podemos relajar y tomarnos un rato para nosotros, ya sea con amigos o en soledad, así que no los desaprovechemos ni metamos la pata con la alimentación ya que lo que comamos hoy, nos definirá mañana.