Compartir

Sabemos como se producen, cuanto tiempo tardan en aparecer e incluso como reducirlas. Las estrías llegan siempre. Por ello, es importante tener en cuenta la hidratación constante de la piel durante el embarazo, mediante la aplicación de cremas hidratantes y aceites especiales para la ocasión, así como la utilización de cremas especializadas anti-estrías, que favorecen la formación de fibras elásticas y colágeno.

Os dejamos unos consejos para tratar las estrías durante el embarazo, incluso prevenirlas:

1. Elegir bien las cremas antiestrías que se van a utilizar:

Como Trofolastín Antiestrías. La primera se caracteriza por su eficacia y sus ingredientes, Centella asiática, aceite de germen de trigo (Vitamina E, F), hidrolizado de colágeno y hidrolizado de elastina. Además, tiene distintas opciones para el pecho o reafirmante postparto, la de embarazo puede utilizarse de igual forma.

Otras como Suavinex o Velastisa son otras de las opciones más consumidas. La suavidad y el olor, dos de los aspectos que dictan sentencia a la hora de elegir. Hasta dos o tres meses, así lo recomiendan los médicos. De este modo, la piel volverá a su estado natural.

2. Hacer ejercicio, una costumbre que no se debe perder:

Mantenerse en forma durante el embarazo es beneficioso para la salud, pero también para la piel, ya que, además de mantenerte en forma el tono muscular adquirido gracias al ejercicio ayudará a evitar las pequeñas roturas en la piel. La natación y los ejercicios aeróbicos, los más recomendados por médicos y esteticistas.

3. Beber gran cantidad de agua:

Al beber mucho agua, la piel queda hidratada directamente desde el interior, favoreciendo así la elasticidad de la misma. Además de estabilizar el organismo y ser un gran regulador de temperatura corporal, el agua tiene relación directa con la elasticidad de la piel.

4. Prohibido fumar:

Además de poder perjudicar al bebé, el tabaco también afecta de manera directa a la piel, ya que disminuye la producción de colágeno y elastina y, en consecuencia, favorece siempre la aparición de estrías.

5. El sujetador debe ser seleccionado al detalle:

Se debe encontrar uno que se adapte a la mejor medida posible a la talla de pecho. Eso ayudará a que la piel no sufra cuando se sucedan los cambios de tamaño y volumen que ocurren en esta etapa, debido a la lactancia.