Compartir

La conocida marca de cámaras de acción, nicho de mercado en la que es líder indiscutible, ha tomado la drástica decisión de abandonar la producción de drones.

Esta medida se ha adoptado durante la previsión de resultados de cuarto trimestre de 2017,  debido a la fuerte competencia en el sector, y después de que la marca haya logrado posicionar su modelo Karma como el segundo mejor dron del mercado, sólo por detrás de los de DJI.

Así Karma se convierte en el primer y último dron que fabricará la compañía, que no atraviesa por su mejor momento. Dada la situación, la firma pretende reducir su equipo en un 20%; unos 100 trabajadores. Actualmente GoPro cuenta con 1254 trabajadores en plantilla, y tras los recortes pasará a contar con menos de un millar. Se trata de la cuarta reducción de personal de la empresa. Según diferentes cálculos, este recorte de la plantilla supondrá decenas de millones de dólares en pérdidas.

Nicholas WoodmanCEO de GoPro, ha revelado que el presente curso va a reducir su compensación económica a un dólar. “GoPro se compromete a cambiar nuestro negocio en 2018. Entramos en el nuevo año con una fuerte venta directa y estamos entusiasmados con nuestro plan de hardware y software. Esperamos que, en el futuro, nuestra hoja de ruta, junto con un modelo de gastos de operación más bajo permitirá a GoPro volver a la rentabilidad y el crecimiento en la segunda mitad de 2018”, ha subrayado Woodman, tal y como informa el portal 'Digitaltrends'.

GoPro tiene pensado vender la actual producción de Karma y no volverá a producir más drones. No obstante, desde la compañía informan que seguirán dado servicio técnico a todos aquellos usuarios que hayan adquirido el cuadricóptero.

También se especula con la posibilidad de que GoPro estuviera buscando un comprador, al parecer Woodman estaría estudiando la posibilidad de unirse a una empresa más grande.