Compartir

Comienzan a desfilar ideas para regalos de Reyes Magos. Y, cómo no, también hay mini electrodomésticos en las listas de sugerencias o en la carta a Sus Majestades. El robot aspirador es el regalo estrella y el que quizá veremos en muchas casas a partir del 6 de enero cuando vayamos a visitar a nuestros amigos y familiares, pero no tiene nada que envidiar a los tradicionales; las características de las aspiradoras Karcher, una marca con cierto recorrido en su categoría, evidencian la potencia, la capacidad de la bolsa y su especialidad, distinguiendo para moquetas o suelos de distintos tipos y diseños.

En una era como la que estamos en que la domótica ha dejado de ser una novedad y que multitud de aparatos están automatizados, parece raro que alguien pueda aún comprar una aspiradora tradicional, una cafetera moka – de las de toda la vida – o una batidora en lugar de la consabida Thermomix. Aunque parezca raro, haberlos haylos y es que, en realidad, lo único que diferencia a estos objetos tradicionales de los modernos es el modo de empleo y la edad y, en el caso de la cafetera, también el gusto, ya que la textura del café no es la misma. El factor precio también es importante, ya que los nuevos productos suelen costar más, si bien es común que se ofrezca algún tipo de financiación que permita el pago a plazos en cuotas mensuales para que el desembolso parezca más light.

En cualquier caso, el objetivo de una aspiradora tradicional y un robot es el mismo: que la casa esté limpia. Y si uno se decanta finalmente por el robot, a esto habría que añadirle: “que esté limpia y que no tenga que limpiarla yo”.

En cualquier caso, los aspectos técnicos principales a la hora de decantarse por uno u otro equipo son:

1.- Capacidad de aspiración: estará determinada por la potencia, pero no sólo, también por los cepillos o sistema de succión que tenga uno y otro equipo.

2.- Autonomía: también en los modelos tradicionales, se suele vender mucho las aspiradoras sin cables, por lo que es importante comparar, dentro de las peculiaridades de los dos modelos, cuánto tienen una y otra.

3.- Capacidad de la bolsa: como se ha dicho al inicio es otro aspecto a valorar y se estima que lo ideal sería de 3 litros aproximadamente.

4.- Posibilidades y aplicaciones: los robots tienen distintos modos y aunque se vean redondos, también pueden llegar a las esquinas y los recovecos que pueda tener una casa.

5.- Ruido: hasta hace poco tiempo no fue un aspecto tan valorado porque se asociaba por naturaleza a la aspiradora. Los robots han acabado con esa asociación o, al menos, lo han disminuido bastante. También los modelos tradicionales intentan rebajarlo, llegando aproximadamente a los 90dB, 10dB más que los robots, aunque varía en cada caso.

6.- Precio y garantía: No es una variable definitiva, pero marca diferencias. Tanto en aspiradoras tradicionales como en robots, los precios pueden variar mucho, dependiendo del modelo, desde 40€ hasta 1.000€, lo que cuenta es saber valorar lo que se está comprando y lo que se está pagando y tener claro también qué es lo que cubre la garantía y por cuanto tiempo (normalmente, como mínimo, son dos años)