Compartir

Se trata de Suavina, un bálsamo labial con mucha historia. Nos trasladamos a 1880, cuando un farmacéutico de Villareal (Castellón), bajo el nombre de Vicente Calduch Solsona, pensó en la sobre exposición de los agricultores por aquel entonces, principalmente a los cítricos. Para ellos fabricó una pomada como remedio para los labios cortados y agrietados.

Desde sus inicios, no han cambiado ni una pizca su fórmula, han mantenido intacta su mezcla de aceites esenciales y mentol. Su fama en Castellón no tardó en expandirse por el resto de España. Ya se puede encontrar en cualquier farmacia y su precio no supera los 2€.

No dudes en probar Suavina, y ayuda a tus labios a mantenerse hidratados contra el frío.

Nosotras ya la hemos probado ¡nos encanta!