Compartir

Compras un champú que parece perfecto y al tiempo el hechizo
desaparece. ¿Por qué será? Muy fácil, te has dejado engañar por los sulfatos y
siliconas. El experto Jonathan Stallick, director de la firma de productos capilares
Swell, afirma que las siliconas cubren el cabello con una película que hace que
parezca brillante de manera superficial. Pero el inconveniente es que ese
brillo tiene un aspecto sintético, sobrecarga el pelo dejándolo lacio. Lo peor
de las siliconas es que camuflan los daños, por eso quien la usa, se siente
animada a volverla utilizar, mientras que en realidad, en casos extremos, se está
desmoronando.

Leer la etiqueta

Cuanto más ingredientes
peor. Cuando un cosmético lleva demasiados ingredientes, su calidad es peor.
Cuanto menos componentes, más concentración de estos. Por ejemplo, si queremos
un champú con aloe vera, si este tiene pocos componentes, la concentración de
aloe vera será mayor. Cuando la lista de ingredientes es interminable, además de
que las proporciones son mínimas, la procedencia de cada uno es muy cuestionable.

No es necesario que compres artículos de lujo. Ni mucho
menos, puedes encontrar champús de gran calidad y a un precio asequible.

Ingredientes que evitar:

Sulfatos, se incluyen por resultar más barato a la hora de
realizarlos, son los encargados de realizar mucha espuma en cada lavado. Sin
embargo, cuanto más espuma hace un champú, más agresivo es y mayor irritación
produce en el cuero cabelludo, pudiendo acabar incluso con su hidratación
natural.

Siliconas, es el ingrediente más traicionero, te hace creer
que tu pelo se está llenando de brillo desde el primer uso. Pero no te fíes, lo
que está haciendo es ocultar los daños, sin solucionarlos, llegando un momento que
no puede cubrirlos más y tu cabello está totalmente dañado.

Otros ingredientes que estropean de forma considerada son
alcohol, ftalatos, aceites minerales, parabenes, parafinas y petroquímicos,
siendo uno de los componentes más tóxicos que podemos encontrar en el mercado.

Ahora bien, es importante saber que el cambio de champús, no
es un camino fácil para el cabello. Cuando cambias a un champo de calidad, sin
ingredientes que estropean tu pelo, al principio no notarás cambio, es más creerás
que tu pelo esta estropeado. Esto es debido que al no tener siliconas, los
daños no se camuflan. Anabel Vázquez y
María Martínez, fundadoras de 'Laconicum' afirman que aunque en un primer
momento veas menos brillo, en una semana los cambios se notan,  tu cabello empieza un proceso detox, notando
un efecto 'frizz', una sensación áspera. Con el procedimiento detox, el objetivo es eliminar las siliconas del cabello recobrando su
aspecto natural. Al cabo de una semana se empieza a notar un cabello sano y sin
apelmazamiento.

Si se tiene paciencia, el cambio será increíble, habrá una
estimulación del folículo piloso, del exceso de grasa, de la caspa, recuperación del brillo
natural. Algunas personas se desaniman durante el proceso.  Pero si lo consigues, no te arrepentirás.

Este tipo de productos jamás harán tanta espuma como los
champús tradicionales. Hay que tener una mayor conciencia al usarlos.

Los champús que encontrarás con estas características
naturales son:

Damask Rose, Black pepper& Sage de Grown Alchemist,Ultimate volumen Shampoo de Swell, 'Go organic de Farma Dorsh', el champú
refrescante de Detox de Freshly Cosmetics o el tratamiento de cuero cabelludo
con árbol de té de Avalon Organics. Todos ellos podrás encontrarlos en 'Laconium'.
Si tu presupuesto es reducido, aunque las características son menor, pero son
de una calidad media de forma low cost puedes recurrir a las tiendas Primor
donde encontrarás marcas como Assier o Tiddy, entre otras.