Compartir

Durante el verano, solemos descuidar nuestros tratamientos de belleza o rutinas de cuidado. Esto causa que al regresar de vacaciones la piel muestre los efectos del sol prolongado, manchas, resequedad, quemaduras, envejecimiento prematuro entre otros. Descubre los problemas más comunes y los tratamientos más adecuados de mano de la Dra. Mª Ángeles López Marín, Directora del Centro Médico Rusiñol.

Cómo luce la piel tras el verano

Manchas: Se originan debido a la exposición solar sin un medio de protección tal como una crema protectora. Pueden quedarse de forma permanente sin un tratamiento adecuado.

Arrugas: La piel tiende a lucir a arrugarse después del verano, debido a la deshidratación que puede presentar tras una larga exposición solar, principalmente en el rostro, escote y manos.

Piel reseca: Ante la deshidratación también podemos notar un cutis maltratado y sin brillo, sucede ante la falta de cremas protectoras e hidratantes durante el verano y poca hidratación corporal en general.

Aparente recuperación de acné: Es posible que tu piel experimente una recuperación después de la exposición al sol, pero finalizado el verano puede haber un efecto rebote.

Cómo repararla

  • Laser para la eliminación de manchas: Tal y como señala la doctora, en Centro Médico Rusiñol “empleamos el láser KTP de QXMAX con tecnología OPTOflex que es el único que consigue llegar a capas profundas de la dermis, eliminando los acúmulos de melanina que origina la mancha sin dañar la piel y en la mayoría de los casos se consigue eliminar las manchas en una sola sesión.”
  • Peeling: El peeling consiste en la exfoliación de las capas superficiales de la piel con una sustancia química para conseguir su renovación. A través del peeling, conseguimos la regeneración natural de la piel de forma que conseguimos una piel nueva y más suave, eliminando las arrugas superficiales y atenuando las arrugas más profundas, señala la doctora.