Compartir

Desde la misma empresa Viaconto
han hecho un estudio minucioso con todos los factores que hay que tener en
cuenta para conseguir volar siempre por el menor precio posible. Toma nota de
todos estos pasos para hacerte con un vuelo barato.

1.     
Flexibilidad. Si no se tienen una fechas
concretas para poder viajar siempre resultará más fácil llegar a encontrar
ofertas interesantes. Además, en la medida de lo posible, hay que huir de los
meses con mayor demanda (estos siempre son julio y agosto) El mero hecho de
adelantar o retrasar las vacaciones puede resultar en un gran ahorro final. Por
su parte, enero y noviembre siempre suelen resultar los meses más asequibles y,
dependiendo del lugar de destino, esto no tiene porqué significar renunciar al
buen tiempo.

2.     
El día exacto. En la misma línea que el punto
anterior cabe mencionar que la flexibilidad no sólo tiene que ver con los meses
sino, incluso, con los días concretos. Así, no resultará igual de barato volar
un jueves que un miércoles. Una vez más, si se puede, lo mejor es tratar de
ajustar estos días lo más posible. En algunos casos la diferencia de precios
llega a ser más que notable. Los mejores días para volar son los martes, los
miércoles y los sábados y los peores corresponden al resto, principalmente, los
viernes y los domingos.

3.     
Comparar. Por supuesto, la clave está en hacer
búsquedas y poder comparar entre diferentes ofertas. Con Internet esto resulta
muy fácil y asequible pero también hay que saber cuáles son las mejores horas
para poder hacerlo. Lo ideal es buscar o a primera hora de la mañana o ya a la
tarde y noche (entre las 18:00 y las 24:00 horas)

4.     
No lo dejes para más adelante. Si ya sabes que
vas a realizar un viaje, ponte manos a la obra cuanto antes porque esto también
significará el conseguir mejores precios. Si se trata de vuelos nacionales el
consejo es comprarlos, como mínimo, 57 días antes. En el caso de volar al
extranjero se requiere de más tiempo y lo ideal es darse un margen de 171 días
de antelación, como mínimo.

5.     
Suscripción a ofertas. Elije los comparadores de
vuelos que más te llamen la atención (lo ideal es contar con dos, al menos) y
registra su email. Ellos suelen contar con un servicio de alertas mediante el
cual avisan de subidas y bajadas de precios en los vuelos.

6.     
Otros. Sino te importa optar por aeropuertos
secundarios, también puede ser una buena forma de ahorrar dinero. Además, los
vuelos que cuentan con escala o que combinan diferentes compañías áreas suelen
resultar ser más baratos. Por último, elimina todas las cookies de tu ordenador
y navega en modo oculto para que no puedan detectar en qué vuelos tienes interés.