Compartir

Y es que, más allá de sus playas, de sus precios más económicos con respecto
a otras islas y de su valor cultural y paisajístico, Menorca tiene unas
dimensiones muy asequibles. Pensemos que entre la Ciudadela de Menorca (al
oeste de la isla) y Punta Prima (situada en el sureste) se extienden apenas 56
Km de carreteras. Un tamaño que permite la siguiente pregunta: ¿sería posible
visitar la isla en 24 horas? Aunque está claro que los atractivos de Menorca
merecen una estancia más prolongada, al menos intentaremos enumerar aquellos
lugares a visitar si solo dispusiéramos de un día insular.

 En primer lugar, conviene tener en cuenta el transporte que el viajero empleará.
En este sentido, hay que pensar que la mayoría de carreteras de Menorca son
vías rurales, con un solo carril. Asimismo, el transporte público resultará
económico, pero poco flexible; mientras que los taxis supondrán un gasto
económico considerable. En conclusión, alquilar un vehículo se antoja algo
ideal a la hora de desplazarse de manera ágil y cómoda. Tras consultar diversas
empresas de arrendamiento, una buena solución parece ser la de alquilar
una scooter en Menorca con Cooltra
. Se trata de una compañía que
cuenta con tiendas en la isla, pero que también ofrece la posibilidad de hacer
la reserva online. Además, es posible contratar servicios adicionales: un
segundo casco, un baúl, entrega y recogida de la moto, etc

Una vez solventado el asunto del transporte, no queda sino trazar un
itinerario que incluya las visitas imprescindibles. Si el viaje lo realizamos
de este a oeste de la isla, este debería arrancar en Ciudadela de Menorca, el
segundo núcleo urbano de la isla y uno de los paseos portuarios más bellos de
Baleares. Por si fuera poco, desde allí es posible trasladarse a cuatro calas
situadas en el suroeste de Menorca. Turqueta, la más representativa de esta
zona, es una cala virgen capaz de competir con las aguas caribeñas. Cerca se
encuentran las de Macarella, la más conocida de la isla, y la de Galdana,
indicada para viajes familiares y para los amantes del deporte náutico. Por
último, la cuarta sería la cala Mitjana, pequeña, accesible y de aguas azules.

Desde Ciudadela convendría dirigirse a Fornells. Se trata de una población
de pescadores ubicada en el norte de la isla y no muy lejos de cala Pregonda,
una de las más recomendables por su color rojo y la naturaleza de su entorno. A
continuación, ya en el este de la isla, llegaríamos con nuestra scooter a
Mahón, la capital menorquina. Y un poco al sur de Mahón no tardaríamos en
encontrar el municipio de Binibeca, de intensa actividad pesquera y con un
urbanismo hechizante: casas blancas y calles estrechas. Para finalizar, si aún
nos sobrarán algunas de aquellas 24 horas, resultaría muy gratificante gastarla
en alguno de los rincones interesantes de la isla: la cova d'en Xoroi, el monte
Toro, la fortaleza de La Mola, la torre de Fornells, el fuerte de Marlborough,
las canteras de S'Hostal o el faro de Favàritx.