Quantcast

Los móviles chinos pegan fuerte en los mercados de Occidente

. Según un estudio realizado por la plataforma online Back
Market a finales del pasado año, España era el país con más smartphones por
habitante en el mundo: el 92% de los españoles dispone como mínimo de uno de
estos dispositivos. Gracias a esta penetración, el catálogo cada vez es mayor.
Y, entre todos, triunfan los móviles
chinos
.

En ocasiones, los teléfonos apenas duran a sus usuarios
unos meses o poco más de un año. Mucho uso, caídas, roturas o simplemente ganas
de cambiar son algunos de los factores que hacen que queramos cambiar de
terminal cada cierto tiempo. En gran medida, todos estos factores, han
fomentado la fuerte entrada en Occidente de los móviles chinos. Se trata de
teléfonos con un menor coste y con especificaciones a la altura que permiten
tener un buen terminal por un precios muy bajos.

El teléfono se ha convertido en un elemento imprescindible,
pero la gama alta es, para muchos, totalmente prescindible. Muchos usuarios
apuestan por teléfonos económicos porque consideran que no necesitan más
de lo que estos ofrece: una batería duradera, una gran capacidad de
almacenamiento, posibilidad de navegar por internet y una buena cámara. Y todo
ello puede encontrarse por menos de cien euros en teléfonos como el Oukitel U7
Plus, entre otros. Y es que nos encontramos con un catálogo cada vez más
amplio que ofrece todo tipo de opciones, tamaños y marcas.

Otro de las principales preocupaciones de los usuarios es
qué hacer en caso de que tu teléfono se rompa, si la compañía es china. Sin
embargo, empresas como Huawei, ZTE o Meizu ya cuentan con servicio técnico
propio en España que evita preocupaciones y que ayuda a que siga creciendo este
'boom' de teléfonos low cost.

En España, en 2016, el teléfono más vendido fue el Huawei
P8 Lite, un teléfono chino que consiguió hacerse con un 6,2% del total de las
ventas, según un estudio de Kantar Worldpanel. El amplio catálogo de Huawei ha
hecho que la compañía se convierta en la segunda más exitosa en nuestro
país en 2016, solo por detrás de Samsung. Todo gracias a teléfonos que oscilan
entre los 150 y los 600 euros, desde gamas bajas hasta las más altas,
representadas por el Huawei P9, con cámara doble y certificada por Leica que no
tendrá nada que envidiar de las fotografías tomadas por un Samsung Galaxy S7 o
por un iPhone.

En el catálogo de móviles chinos, OnePlus también se hace
hueco entre los preferidos por los usuarios. Aún desconocido para gran parte
del público, la marca lanzó hace tan solo unos meses su OnePlus 3T, un teléfono
que hará las delicias de cualquier amante de la telefonía por menos de 450 euros
y sin nada que envidiar a los grandes pesos pesados de la industria. Un móvil
de gran capacidad y con una batería de 3.400 mAh de carga rápida que permitirá
tener el teléfono siempre disponible sin necesidad de haber gastado todo un
sueldo en su compra.

Los teléfonos chinos son, sin duda, la mejor opción tanto
para tener un pequeño ordenador en el bolsillo sin tener que pagar el diseño o
el renombre de grandes compañías, como para que no quedarse nunca atrás y que
cambiar de teléfono no cueste tanto dinero ni genere tantos remordimientos.

Comentarios de Facebook