Compartir

Los coches, uno de los transportes más utilizados en este tipo de salidas, se pueden convertir en tu mayor pesadilla si lo único que te pasa en su interior es que sufres mareos y náuseas. Comenzar a estar pálido, tener náuseas o un sudor frío son los primeros síntomas al previo mareo. El mareo que sufren estas personas es el conocido mareo por movimiento o cinetosis, y se origina en las estructuras interiores del oído, las encargadas de regular y controlar el equilibro. Te proponemos una serie de trucos que puedes seguir para evitar, en la medida de lo posible, que tu viaje sea una auténtica pesadilla.

11. Sentarse en el sentido de la marcha

Siempre que sea posible, y esto te ayudará a no sufrir mareos, intentar viajar en el mismo sentido de la marcha. Con esto se consigue que tanto los ojos como los oídos sigan el mismo sentido y capten el mismo movimiento de la marcha. A los niños, los que mayormente pueden sufrir mareos, hay que concienciarles de que una correcta posición hacia delante, hacia el sentido de la marcha, les ayudará a no sentirse mareados o con ganas de vomitar.

Atrás