Compartir

Si eres de esas chicas que está cansada de lucir el mismo look y quiere darle a su pelo un giro de 180 grados es mucho más sencillo de lo que parece. Para conseguirlo no necesitas ni una plancha ni siquiera un rizador de pelo. ¿Cómo hacerlo? Tu pelo es muy poderoso y te permite hacer auténticas maravillas.

En primer lugar debes lavarte el pelo: no es importante cómo lo hagas, lo que realmente es prioritario es que el pelo esté mojado y los rizos queden visiblemente más limpios. Puedes utilizar champú y también un acondicionador. Aplícalo por la zona de las puntas y conseguirás un rizo mucho más ligero y no tan cargante, es decir, que sea mucho más natural.

Una vez has resuelto este paso, seca tu pelo eliminando todo resto de agua e intentando que el cuero cabelludo quede algo húmedo para que los rizos duren más tiempo. Dependiendo de tu pelo puedes o no utilizar el secador. Eso ya depende de ti.

Con el pelo húmedo (que no es lo mismo que mojado) podrás evitar posible enredos y transformarlos en rizos suaves que cambiarán por completo el look que llevabas hasta ahora.

¿Sueles utilizar acondicionador? No es una mala opción, ya que este suavizante hará que tu pelo luzca suave pero a la vez resistente. Siempre mejor que falta a que sobra, ya que si no tu pelo quedará demasiado cargado.

En último lugar, y antes de ver cómo tu pelo ha conseguido unos rizos completamente naturales, puedes optar por aplicarte un poco de espuma fijadora para realzar la textura de éstos. También puedes utilizar un poco de laca para que duren mucho más tiempo.

Un consejo: siempre que puedas aplica la espuma y la laca en la parte inferior de tu pelo (hacia las puntas) para evitar que haya más grasa de la cuenta.

Con tu pelo ya preparado, sólo necesitas una goma para el pelo. Póntela desde la frente hasta la mitad de tu cabeza y enrolla poco a poco los mechones, liándolos en la cinta. Una vez consigas que todo tu pelo está sujeto, mantenlo durante varias horas (puedes probar a dormir con él así).

A la mañana siguiente conseguirás unos rizos impecables y de los que podrás presumir con todo el mundo. ¡Pruébalo!