Compartir

El olor a sudor es uno de los más molestos e insoportables para la persona que lo sufre, y también para los que están a su alrededor. Es muy desagradable, pero en muchas ocasiones no responde a un caso de mala higiene, sino de problemas glandulares u hormonales que deben revisarse por expertos médicos.

Con la llegada del verano y el calor, las personas que tienen una transpiración y un olor excesivo lo pasan muy mal y no saben qué usar para remediarlo. Sin embargo, se puede recurrir a un tratamiento diario que resulta muy efectivo y reduce considerablemente la sudoración e incluso el mal olor. La solución para estas incómodas situaciones va mucho más allá que el mero hecho de usar desodorante todos los días, que es necesario, pero hay que tomar otro tipo de precauciones. Además, lo que se recomienda es usar anti-transpirante, ya que los desodorantes solo cubren el mal olor.

La mejor receta para eliminar el olor a sudor consiste en llevar a cabo una serie de pasos y recomendaciones hasta que se vaya por completo o que se pueda sufragar. Lo primero es lavar muy bien las axilas cada mañana con jabón neutro, ya que los que tienen mucho olor provocan que se sude más rápidamente. No puede quedar ningún residuo porque pueden traer consecuencias negativas, como la aparición de hongos y bacterias.

Hay blogs que recomiendan mezclar un poco de vinagre con alcohol y echarlo después de cada baño o cada noche en las axilas. Además, se puede utilizar bicarbonato aplicando un poco con un algodón o hacer una mezcla con líquido de limón y usarlo después de cada ducha. Esta sustancia se utiliza para eliminar los malos olores de cualquier tipo, por lo que también es efectiva para el del sudor.

También se puede utilizar un poco de aloe vera natural contra la sudoración excesiva. Solo hay que extraer un poco del gel que está en el interior de la planta y aplicarlo por la noche para que neutralice el olor.

Hay ciertos consejos que se deben seguir para evitar, en la medida de lo posible, el mal olor que se produce en las axilas. Hay prendas de ropa que hacen que el sudor sea mayor, por lo que es mejor desechar las camisetas muy ajustadas, que evitar que la piel respire, las telas sintéticas y el color negro.

Otro consejo muy útil es depilar las axilas para que los pelos no acumulen hongos y bacterias, responsables del mal olor. También la alimentación es muy importante y se deben desechar algunas comidas en exceso como el café, el alcohol, la cebolla y el ajo. El tabaco también destruye la piel y provoca mal olor, por lo que lo mejor es intentar dejar de fumar.