Compartir

Para hacer un buen tratamiento de talones agrietados lo primero a lo que puedes recurrir es a la tradicional piedra pómez con baño de pies. Lo que tienes que hacer es antes de acostarte, poner los pies en agua caliente al menos durante 15 minutos y luego frotar sin demasiada brusquedad con la piedra pómez. Enjuagas los pies, y una vez secos debes ponerte una crema hidratante. Con esta práctica, las células muertas irán desapareciendo. 

Si prefieres, puedes hacer algunos mejunjes, como uno de aguacate y plátano. Solo tendrás que mezclar ambos alimentos y aplicar la crema resultante sobre los talones, una vez aplicado debes envolver los pies con papel de plástico de cocina y dejar reposar durante unos 30 minutos; tras dejar pasar el tiempo, enjuagamos. Esta práctica podrás hacerla siempre que quieras, aunque se aconseja al menos tres veces en semana. 

También puedes utilizar el plátano aplicándolo directamente sobre los talones durante unos 20 minutos, después de enjuagarlos deberás frotarlos con jugo de limón y azúcar, volvemos a dejar reposar alrededor de 5 minutos y aclarar. Con esta práctica debes ser más constante y hacerla varias veces al día. 

Con el limón además puedes hacer una especia de mezcla para aplicarla siempre cuando el talón no tenga sangre en alguna zona. Para ello, necesitarás hacer un zumo natural de limón con azúcar que deberás aplicar en las zonas afectadas haciendo una especie de masaje. Aclaramos y repetimos un par de veces al día. 

Otro tratamiento de talones agrietados es la aplicación de manteca que se suministrará siempre después de haber lavado los pies en las zonas más afectadas. Si utilizamos la manteca tendremos que dejarla reposar durante toda la noche, para evitar el roce con otras cosas es mejor que utilices unos calcetines.

Si lo tuyo son los baños de pies, puedes optar por hacerlos con miel. Para ello, debes poner en un baño con agua tibia un vaso o taza con miel, y dejamos los pies en remojo durante al menos 30 minutos. Pasado el tiempo, secas los pies y con una piedra pómez quita las zonas secas y que se hayan desprendido; se vuelven a enjuagar los pies y secamos bien. 

Una opción que también te aconsejamos es utilizar aceite de coco, que es bastante efectiva para el tratamiento de talones agrietados. Solo tendrás que aplicarla varias veces en semana antes de dormirte, masajeando y dejando actuar durante toda la noche. Y es que son muchos los beneficios que tiene este aceite, pues además de eliminar las células muertas, ayuda a fortalecer los tejidos que se están generando de nuevo.