Compartir

Hay mucha gente que tiene pecas de nacimiento, y esas son complicadas de eliminar, aunque sí se pueden reducir o hacer menos visibles. Sin embargo, hay a mucha gente que le salen pecas durante los meses de verano por la exposición al sol. Este problema afecta muy especialmente a las personas que tienen la piel muy blanca. Si eres de las personas a las que le sucede esto y no te gusta demasiado el efecto que producen estas pequeñas pequitas en tu cara, ¿sabes cómo eliminar las pecas?

Existen varios trucos y remedios caseros para reducir e incluso eliminarlas. Sin embargo, lo primero que debes tener en cuenta si tienes la piel muy delicada y clara es que debes protegerte muy bien del sol, especialmente durante los meses de verano.

Si te aplicas una buena crema hidratante a diario que lleve un poco de protección solar, y en verano extremas estos cuidados, especialmente si sabes que vas a pasar largas horas expuesto al sol, es muy probable que el número de pequeñas pequitas que aparezcan en tu cara sea mucho menor.

Sin embargo, si tienes tendencia a que te salgan pecas es muy difícil librarte por completo de ellas solo con la protección solar. Pero existen numerosos remedios caseros y naturales que te ayudan a eliminar las pecas, tanto de la cara como de los hombros.

Uno nuestros principales aliados para acabar con las pecas es el limón, que es utilizado como ingrediente para otros muchos remedios naturales. El zumo de este cítrico es ideal para aclarar las manchas de las pequitas hasta hacerlas prácticamente imperceptibles. Bastará con que exprimas el zumo del limón y empapes un pequeño algodón para pasártelo por la cara, insistiendo muy especialmente en las zonas donde más manchas tengas. Si dejas actuar al limón durante alrededor de 10 minutos y después te aclaras la cara con abundante agua notarás los efectos (especialmente cuando hayas repetido esta rutina varias veces), ya que el limón es el blanqueador natural por excelencia.

Otro producto que también viene muy bien para aplicar sobre las pecas es la mantequilla. Si untas un poco de mantequilla en las zonas donde tengas pecas y la dejas actuar alrededor de media hora antes de retirarla con un poco de agua. Repitiendo esta rutina un par de veces por semana, pronto notarás en tu piel el efecto que buscabas.

Otro remedio muy usado también para eliminar las pecas es el agua oxigenada, también conocida por sus propiedades blanqueadoras. Lo ideal es empapar un algodón con agua oxigenada y pasarlo por las pecas antes de acostarse (no se puede hacer cuando vayamos a salir a la calle o nos vaya a dar el sol)

Por último, existe un remedio para eliminar las pecas cuyo protagonista es la cerveza. Calienta un poco de esta bebida al baño maría y aplícatela sobre la zona de las pecas, repitiendo esta misma rutina durante varios días.