lunes, 10 agosto 2020 18:43

Cómo hacer tarta de tres chocolates

Saber cómo hacer tarta de tres chocolates es muy útil para solventar un postre solo apto para los más golosos. Es una receta muy recurrente para las fiestas de cumpleaños, eventos y, por supuesto, para darse un capricho alguna vez. Aunque está claro que engorda mucho, siempre se pueden elegir los ingredientes que tengan pocas calorías o que sean bajos en sal para que así el estómago no se sienta tan culpable.

Es un postre dulce que gusta muchísimo por su aspecto casero y delicioso, el mejor para los amantes del chocolate. Se puede cocinar de forma muy sencilla, pues es mucho más fácil de lo que se piensa, solo se necesita un poco de paciencia para obtener la textura y el sabor ideal.

Se recomienda utilizar los mejores y más ricos chocolates del mercado para que el sabor se note y que no quede mal hecho. Se necesitan 150 gramos de cada tipo, blanco, negro y con leche, además de 200 gramos de galletas maría, 100 de mantequilla, 600 ml de leche y de nata líquida (200 de cada una para cada base de chocolate) y tres sobres de cuajada.

Lo primero que hay que hacer es triturar bien las galletas para añadirles la mantequilla fundida y que se quede pegada al molde, que tendrá la base cubierta de papel de aluminio. Lo más complicado llega cuando se tiene que hacer cada piso de la tarta de tres chocolates. Con un cacito se debe poner la nata y 100 mililitros de leche a calentar, pero los otros 100 se tienen que disolver con la cuajada hasta que no queden grumos.

Una vez que tengamos esto, se tiene que echar el chocolate en lo caliente hasta que se disuelva y, entonces, echar la parte de cuajada hasta que se cueza durante un par de minutos. La crema se quedará sólida y ahí es cuando se puede echar en el molde. Este paso se debe repetir con los otros tipos de chocolate. Es importante tener en cuenta que se debe dejar reposar cada parte para que no se queden mal y se mezclen entre ellos.

Cuando la tarta de tres chocolates está hecha hay que dejarle reposar en la nevera durante un mínimo de seis horas y solo quitarle el molde cuando esté completamente fría. Se puede decorar con alguna viruta o letras de chocolate por la superficie si es para algún cumpleaños. Se tarda una media hora en elaborar este rico postre que merece mucho la pena.

Artículos similares