Compartir

Cualquier persona puede estar expuesta a tener puntos negros, en la mayoría de las veces es molesto ya que es una señal antiestética que generalmente se da en el rostro, especialmente en la nariz o barbilla.

Existen varios métodos para eliminar los puntos negros y verte excelente. Por ejemplo, compra un pegamento, uno de esos que se usan en la escuela y que no sea tóxico. Vaporiza tu rostro con el agua bien caliente o coloca una toalla mojada. Luego aplica el pegamento en las áreas donde están los puntos negros. Espera hasta que se seque completamente. Cuando esté duro, quítalo como si fuera una cinta. Si lo giras, podrás ver que allí están todas las raíces de los puntitos.

Usa un exfoliante suave para eliminar todas las células muertas. Al limpiar la piel, sécala bien, dando golpes suaves con una toalla. Coloca una compresa húmeda por unos 10 minutos para suavizar los puntos negros. Seca bien. Arma bolitas de algodón y coloca una en cada punta de tus dedos y así no resbalarán por el rostro y no marcarán tu piel. Para finalizar aplica una suave presión hasta que vayan saliendo.

Un remedio tan simple como el lavado diario con agua tibia con sal hará una gran diferencia en el tratamiento contra las espinillas, pues la sal te ayudará a reducir la cantidad de puntos negros de tu rostro, debido a que disminuirá notablemente el exceso de grasa, que es su principal causa.

Este método requiere de un cepillo de dientes que ya no vayas a utilizar y dentífrico. Aplica la pasta como si fuera para lavarte los dientes. Moja el cepillo y tu rostro con agua tibia. Cada día antes de ir a dormir por algunos minutos cepilla suavemente en la zona, donde están los puntos negros. Luego esteriliza el cepillo con agua hirviendo, aunque ya lo destines solo a este fin. Lava bien el rostro y aplica una crema hidratante.

Una loción casera es la de preparar zumo de lima, aceite de almendras y glicerina en partes iguales. Aplícalo en el rostro todos los días por la noche y déjale actuar al menos 15 minutos. Luego lava la cara con agua tibia. Así eliminarás los puntos negros y también reducirás las manchas en el rostro.

Evita “exprimir” los puntos negros, sólo se agravarías el problema. Lo mejor para eliminarlos son las vaporizaciones porque el calor abre el poro y la suciedad sale por sí misma sin necesidad de lastimar tu piel.

Ya tienes prácticos consejos para poder eliminar esos malditos puntos negros que se incrustan en la piel. Solo tienes que seguirlos o elegir el que más te convenga.