Compartir

Si alguna vez te has quedado sin voz debes tener en cuenta los siguientes remedios para la afonía. Lo primero que debes hacer es beber mucho líquido, de esta forma mantendrás húmedas las cuerdas vocales. En el caso de que haya inflamación en la garganta se aconseja que esos líquidos sean fríos para reducirla.

También puedes optar por hacer un zumo de limón con miel y beberla durante unos días hasta que la afonía vaya remitiendo. Debido a las propiedades de estos alimentos se ayuda a que el dolor de garganta vaya disminuyendo.

Otra opción es hacer gárgaras con agua y limón, por las características antisépticas de esta fruta se ayuda a desinfectar la garganta y que poco a poco vaya volviendo a su estado normal. Para ello hay que exprimir un limón, añadirlo a un vaso de agua caliente y dejarlo enfriar; con el resultado haremos gárgaras como mínimo dos veces al día hasta que dure la afonía. 

Una alternativa, pero también para las gárgaras, es hacerlas con eucalipto que es altamente beneficioso en el caso de la afonía debido a las propiedades balsámicas que tiene. Al igual que habíamos hecho con el limón, hay que mezclarlo con agua caliente y colarlo para quitar los restos de las hojas. 

Además, tienes que tener en cuenta que en los días que dure la afonía no deberás forzar la voz, intenta hablar lo mínimo posible, y en el caso de tener que hacerlo en un tono bajo, evitando alzar la voz. Se trata de reducir al máximo las horas que hablas al día. 

La zanahoria es otro de los remedios para la afonía, para utilizar este alimento debes hervirlo y posteriormente exprimirlo para sacarle el máximo jugo posible y beberlo directamente.

Otra comida que ayuda a mejorar la afonía es el jengibre, un producto que tiene grandes propiedades medicinales que ayudan a mejorar todas las dolencias de garganta. Para utilizarlo puedes chupar directamente una porción de este tubérculo o si lo prefieres puedes hacer una infusión junto con zumo de limón y miel. Esto te ayudará a calmar el dolor, y al mismo tiempo que la voz vaya recuperándose. 

Una buena alternativa es preparar una solución de cebolla y azúcar. Se trata de poner a hervir un par de cebollas y dejarlas cocer durante unos quince minutos, una vez hecho lo pasas por un colador y le añades el azúcar. Esta bebida deberás tomarla durante el día mientras la afonía dure. 

Un remedio para la afonía es también el tomillo, para ello solo tienes que poner una cucharada de este alimento en un vaso de agua y beberlo, si el sabor no es de tu agrado puedes mezclarlo con un zumo de limón y miel. 

Pero ante todo cuando te encuentres en una situación de afonía, debes evitar fumar, pues el humo es totalmente corrosivo para la garganta, y además empeora la afección de la garganta.