Compartir

Cuando nos planteamos cómo hacer jabón natural son muchas las ideas que se nos vienen a la cabeza, pero para que los resultados sean los adecuados hay que tener en cuenta en primer lugar una serie de precauciones que nunca debemos olvidar y que citamos a continuación. 

Para manipular la sosa caustica siempre tendremos que llevar puestas unas gafas de protección, debido a que la sosa contiene un tipo de pH que puede ser corrosivo para la piel y los ojos. 

A la hora de hacer la mezcla debe seguirse el orden que a continuación os explicaremos, pues si los invertimos puede que nos salpique, y como ya hemos dicho, puede provocar quemaduras. 

Cuando tengamos que poner a diluir la sosa con el agua, hay que tener especial cuidado en evitar inhalar los vapores que se producen, para ello se aconseja utilizar una mascarilla y hacerlo en un lugar abierto. En el caso de habernos salpicado se aconseja tener vinagre a mano y utilizarlo en la zona afectada. 

Tampoco podremos utilizar recipientes y cucharas de aluminio, pues si ponemos en contacto la sosa caustica con este material puede desprenderse hidrógeno.

Una vez tengamos esto en cuenta podemos proceder a hacer jabón natural, lo que se recomienda y lo más fácil y económico es el que se hace con aceite de cocinar usado con el que muchas veces no sabemos qué hacer. Para ello, los ingredientes que necesitaremos serán:

– 1 litro de aceite usado de freír
– 1 litro de agua
– 160 g de sosa cáustica
– Un recipiente

Cuando tengamos reunidos todos los ingredientes ya solo queda ponernos manos a la obra. Lo primero que tendremos que hacer es quitar las impurezas del aceite, para ello la pasaremos por un colador. 

Después introducimos el agua en un recipiente, evitar siempre que sea de aluminio como ya hemos dicho. Al agua le añadimos la sosa caustica y removemos hasta que todo quede disuelto en el agua. En este momento tendremos que tener especial cuidado, ya que la mezcla provoca que la temperatura aumente llegando a alcanzar los 80ºC produciéndose unos vapores que tendremos que evitar inhalar.

Llegados aquí hay que dejar enfriar hasta los 35ºC, y cuando se alcance esta temperatura vamos echando poco a poco el aceite y movemos durante unos 30 minutos hasta que la mezcla comience a ir espesando. 

Cuando hayamos conseguido que la mezcla tenga una cierta consistencia, similar al de la mayonesa, lo volcamos en el molde, y ahí dejaremos reposar y secar durante 48 horas y notaremos como va cogiendo firmeza y será la ocasión de cortarlo dándole la forma que más nos guste. Pero ahora no es el momento todavía de utilizarlo, habrá que dejar las pastillas de jabón en un sitio ventilado y seco durante cuatro semanas, mientras más tiempo esté secándose mejor será el resultado, y la piel también nos lo agradecerá.