jueves, 24 septiembre 2020 9:55

Tener un cuerpo perfecto

Tener un cuerpo perfecto parte de una idea totalmente relativa. Aunque existen unos cánones muy definidos, tanto masculinos como femeninos, lo cierto es que no puede decirse al 100% cuál es el cuerpo perfecto para los hombres y para las mujeres. La norma para las mujeres habla de unas medidas cercanas al mito del '90-60-90', mientras que el prototipo del varón 10 se acerca más a la tonificación muscular. Dicho esto, el cuerpo perfecto es todo aquel con el que tú te sientas a gusto y, sobre todo, con el que vivas de forma saludable.

Para ello, lo primero que debes hacer para tener un cuerpo perfecto es establecer tus propios objetivos. Fijarse el físico de los grandes iconos de la moda no es para nada recomendable, ya que tanto ellos como ellas viven por y para su cuerpo. Por suerte o por desgracia, tus exigencias profesionales no son esas. De esta forma, valora -siempre que puedas con la ayuda de un experto- el peso y la talla ideal para tu estatura y corpulencia. Para ello puedes tomar como referencia el cálculo de tu IMC (Índice de Masa Corporal).

Una vez que ya tengamos un objetivo fijo, toca ponerse manos a la obra para encontrar el camino que nos lleve hasta la meta establecida. En este sentido es tan importante controlar nuestra alimentación como hacer ejercicio de forma periódica. Si realizas una dieta estricta, pero el deporte es algo propio de cada año bisiesto, tu esfuerzo no servirá de nada.

Para adelgazar los ejercicios más recomendados son los de mayor exigencia cardiovascular. Como siempre, de forma progresiva y acostumbrando a tu cuerpo a cada una de la actividades, puedes perder peso con los deportes que más te gusten. Salir a correr, montar en bici, gimnasia, tenis, clases grupales de zumba o fitness…Cualquier actividad que te haga sudar y quemar calorías es bien recibida para tener un cuerpo perfecto.

A medida que crezca tu resistencia, incorpora nuevas rutinas. Del mismo modo, cuando pierdas los primeros kilos puedes optar por el fitness para comenzar a tonificar los brazos, las piernas, el abdomen o el pecho.

En cuanto a la dieta, lo primero que debes hacer es eliminar las grasas trans de tu alimentación. La bollería industrial, la comida rápida y las frituras no son buenas compañeras en nuestro camino para conseguir el cuerpo perfecto. También es importante reducir el número de calorías ingeridas y repartirlas en al menos cinco comidas. Es mejor alimentarse cada tres horas que atiborrarse tres veces al día.

Lo más recomendable es incluir alimentos ricos en proteínas magras, como pollo, pavo y pescado. Dependiendo de tus objetivos, también puedes o no incluir determinados carbohidratos. Por ejemplo, si quieres ganar masa muscular sí es recomendable incluir periódicamente pasta y arroz.