Compartir

Morderse las uñas es uno de los peores hábitos que tiene el ser humano. Resulta antiestético, sucio y dice muy poco de ti, o mucho, a los demás, ya que se suele relacionar con problemas de estrés, tensión y ansiedad, además de que puede llegar a deformar tu dentadura o causar daños en tus encías. Esta manía tan extendida y tan difícil de eliminar tiene el nombre de onicofagia y, si la sufres, debes probar estos trucos para no morderse las uñas que seguro te servirán de ayuda en esta complicada faena.

Tomar conciencia de ello:

Empieza por identificar las acciones que hacen que actives tu mal hábito. Por ejemplo, tocarte las manos, las cutículas, o frotar las uñas justo antes de llevártelas a la boca. Después, intenta recordar todas aquellas situaciones estimulan que lo hagas, como serían en momentos previos a los exámenes, durante discusiones, mientras estudias…

Lista de hábitos que impidan que puedas morderte las uñas:

Cuando estás haciendo alguna actividad deportiva, bailando, mientras masticas algo o cualquier otra cosa. Ahora, realiza autocrítica, mírate las uñas, seguro que no tienen el aspecto que deseas, así que piensa en que el esfuerzo que vas a hacer por dejar este mal hábito tendrá sus consecuencias directas en ellas.

Untar tus uñas con algo que sabe mal: 

Puedes usar ajo, alcohol, aloe vera o cualquier elemento al que le tengas especial repugnancia y que pueda evitar que las muerdas. Si prefieres optar por algo más profesional en cuanto a productos con mal sabor, hay muchos en el mercado. Uno que da buenos resultados es el Malvala Stop, que puedes encontrar en perfumerías o en supermercados como Mercadona.

Chicles y caramelos sin azúcar:

Para que no te pase factura en cuanto a peso. Así, cuando notes muchas ganas de volver a morderte las uñas, podrás echarte uno a la boca para mantenerla distraída. Si es otoño o invierno, puedes utilizar guantes. Aunque parezca una tontería, te ayudará a dejar tu vicio, ya que no tendrás fácil acceso a tus uñas si te apetece morderlas un rato y te recordarán que no debes hacerlo.

Cubrirlas con tiritas o usar postizas:

No tienen que ser largas, si eres chico, también las hay de tamaño pequeño para que no desentonen. Cuando te quites las postizas, verás que tus uñas han avanzado mucho en su crecimiento. Por último, usa a tus amigos y familiares para que te ayuden. Así cuando te vean con la intención de morderte las uñas, lo evitarán por ti.