Compartir

Si has vivido con ella durante muchos años, seguro que has probado muchísimas cosas para que desaparezca por completo. Sin embargo, sólo hay una serie de remedios para la piel grasa y que son definitivos. Pero… ¿Por qué se produce? Principalmente se debe a una cuestión genética, aunque también se puede deber a cambios hormonales, ya sea la regla, un embarazado o la menopausia.

Uno de los mejores remedios para la piel grasa, aunque pueda parecer una contradicción, es el uso de aceite de oliva. Es efectivo ya que calma las glándulas sebáceas de manera que estás producen mucha menos cantidad de grasa. Para ello, lávate la cara justo antes de dormir y aplícalo sobre el rostro o la zona afectada. A la mañana siguiente, quitas la capa de grasa (ligera en cualquier caso) y repite la operación durante varias noches. ¡Notarás los resultados!

El zumo de naranja también es otro de los remedios para la piel grasa que mejor funcionen. En este caso, no es necesario que lo apliques con un algodón por las partes en las que notes que hay demasiada grasa. Aquí es suficiente con beberlo durante dos semanas. La naranja es un cítrico que contiene numerosos beneficios antioxidantes y otros muchos nutrientes que benefician, en líneas generales, la salud de tu piel.

Cuando se buscan remedios para la piel seca se recomienda el uso de tonificantes mientras que en el caso de sufrir una piel excesivamente grasienta es mucho más adecuado utilizar batir una clara de huevo a punto de nieve y agregar, progresivamente, unas pocas gotas de limón. Aplícalo sobre la zona afectada y una vez que esté seco, lava la zona con agua bien fría. Es importante que para que surja efecto repitas la operación todos los días durante un par de semanas. 

Otro de los remedios que pueden servirte para el piel grasa es la preparación de un tónico casero de tomate, es decir, una especie de mascarilla natural que elimine las impurezas y los puntos negros que tengas en el rostro y otras partes del cuerpo. Quita las semillas de esta fruta, pélalo y machácalo en un mortero o recipiente similar. Una vez que esté como si fuera una pasta, agrega unos 30 gramos de glicerina que ayudarán a que tu piel luzca mucho mejor. 

Por último, la combinación de miel y limón también pueden ayudarte a controlar que tu piel genere menos grasa de lo que lo hace a día de hoy. Exprime un limón y añádele una cucharada de postre de miel. Aplica la mezcla y déjala actuar durante 15 minutos. Una vez haya pasado ese tiempo, lávate la cara con agua fría. ¡Verás los resultados en unos quince días!