Compartir

Existen beneficios de la miel que la hacen ser muy atractiva como alimento, además de un natural perfecto para curar enfermedades leves y dar sabor a muchas comidas dulces. La producen las abejas y es utilizada para endulzar porque no engorda nada y es muy sana para el cuerpo. Aporta minerales, vitaminas y una gran cantidad de antioxidantes, por lo que es un remedio natural y medicinal que se usa desde hace miles de años.

Al ser un alimento con una composición química que le mantienen intacto, se puede conservar durante años y años sin estropearse y sin acaparar ningún tipo de bacteria o microorganismo, ya que su acidez les mantiene alejados.

Uno de los beneficios de la miel es aliviar la tos que se produce en los procesos de resfriados y gripes. Prepararla con limón ayuda a que las paredes de la garganta estén menos irritadas y se suavice, además de jarabes elaborados con elementos naturales que incluyen siempre este manjar de las abejas.

La miel es un alimento muy curativo que actúa de forma eficaz sobre las heridas de la piel. Las propiedades antisépticas y cicatrizantes ayudan a evitar infecciones y aceleran la cicatriz en la piel. También es un buen tratamiento para combatir el insomnio porque produce un efecto calmante en el cuerpo con solo tomar una cucharada.

Entre sus propiedades se encuentra la de actuar como un laxante natural muy efectivo que ayuda al organismo a regular el tránsito intestinal, por lo que es muy buena para la digestión. También tiene beneficios para las personas que padecen de enfermedades cardiacas, fortaleciendo el ritmo del corazón, y para reducir el colesterol malo que se acumula en las arterias.

Otros beneficios de la miel se encuentran a la hora de hacer ejercicio, ya que es una fuente de energía que aporta las vitaminas necesarias para realizar esfuerzos físicos. Algunos estudios apuntan a que es una gran fuente para mejorar la memoria, con solo tomar 20 gramos al día, y también como remedio natural para la caspa y los problemas que surgen en el cuero cabelludo.

Para las personas alérgicas al polen supone un gran beneficio ya que protege el sistema inmunológico en los meses de mayor concentración. La miel es un alimento aliado para perder peso, ya que es un edulcorante natural sano y que no engorda nada. Eso sí, hay que tener cuidado a la hora de consumirla, ya que se debe hacer en pequeñas dosis y acompañada de otros alimentos, de tal manera que sea un complemento.