Compartir

Adelgazar piernas es mucho más fácil de lo que muchos piensan. Los que quieren reducir el tamaño deben cambiar la dieta que llevan por otra más equilibrada y realizar ejercicios específicos para tonificarlas. En algunos casos se debe al sobrepeso, ya que las primeras zonas donde se acumula la grasa es en los glúteos y, efectivamente, en las piernas.

Sin ninguna duda, ejercitar esta parte de nuestro cuerpo es fundamental para que, al mismo tiempo que se pierda grasa, se gane firmeza y se ponga, como comúnmente conocemos, duros. Los buenos resultados solo se obtienen llevando una vida sana y con una alimentación que contenga todos los nutrientes necesarios para el organismo pero, muy importante, muy baja en calorías.

Si se quiere adelgazar piernas es muy importante que se tomen los dos litros de agua al día para que el cuerpo esté totalmente hidratado y se eliminen toxinas. La acumulación de líquidos produce la odiosa celulitis, por lo que hay que liberar la dieta de almidón y sodio para que desaparezca también junto con la pérdida de peso. Para quitar los kilos de más en las piernas es necesario no ingerir más de 1.500 kilocalorías al día.

Es muy importante saber que los mejores ejercicios son los aeróbicos y cardiovasculares. El step es una modalidad que está muy de moda, muy divertida y que ayuda a quemar calorías en pocos minutos. Hay un montón de ejercicios muy buenos para el cuerpo que ayudarán a tonificar muchísimo las piernas de forma natural. 

Otro ejercicio muy efectivo para adelgazar piernas es tumbarse sobre una colchoneta y elevar las piernas haciendo movimientos como si se tratara de una bicicleta. De esta forma también se trabaja muy bien la zona abdominal. 

También se puede colocar el cuerpo ladeado y subir y bajar las piernas, muy bueno para los muslos y las caderas. Las sentadillas que tan odiadas son, en realidad trabajan muchísimo la parte de los glúteos y los muslos, dejándolos completamente tonificados y, por supuesto, con nada de grasa. 

Para adelgazar piernas es muy importante realizar estos ejercicios con mucha frecuencia, unos 20 minutos al día, al menos, y complementándolos con otras actividades como salir a correr o cualquier otro deporte que se practique. La clave está, además, en la paciencia, pues es una parte del cuerpo que tarda mucho en perder grasa, pero se puede conseguir con esfuerzo y dieta equilibrada.