Compartir

Hay tratamientos para la ansiedad, un trastorno que, junto con el estrés, es uno de los más comunes entre muchos hombres y mujeres que lo padecen cada día y que les generan muchos problemas físicos. Aunque es un tema que solo los expertos en psicología pueden tratar o medicar, si lo vieran necesario, hay hábitos en la vida que se pueden cambiar para reducirlo y que desaparezca poco a poco.

La ansiedad ataca el organismo y el sistema nervioso central, generando un cúmulo de sentimientos que afectan gravemente a la salud como son el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad. Se deja de ser uno mismo, por eso es tan importante saber detectarla cuanto antes. Si el grado de ansiedad es demasiado elevado lo mejor será consultar con un especialista y que haga un tratamiento y estudio del trastorno, ya que puede ser patológica y, por lo tanto, obligatoriamente tratada. Pero si la ansiedad es ocasional debido al estrés de las rutinas en el trabajo y en casa, lo mejor será que se sigan una serie de consejos centrados en la alimentación y el ejercicio.

Cuando se está estresado, el cuerpo siente el doble de ganas de ingerir alimentos poco recomendados y, además, en cantidades abundantes. Comer de forma equilibrada es fundamental para mantener la mente tranquila y serena, ya que suelen decir que un estómago sano es un cerebro emocionalmente estable. No hay que devorar cualquier alimento, y mucho menos si se trata de chocolate o derivados.

Los dulces están totalmente prohibidos porque aumentan la concentración de azúcar en sangre hasta que se baja y se genera una sensación de decaimiento difícil de controlar. Lo mejor y más recomendado es ingerir vitaminas, como la A, la C y la E, presentes algunas en las zanahorias, melón, brócoli, coles de Bruselas, espinacas, cítricos, tomates, carne, cereales, aguacate, repollo o judías verdes. Una larga lista de alimentos que se deben incluir en la dieta antiestrés.

Por otro lado, otros tratamientos para la ansiedad aconsejan tomar mucha agua y alimentos que contengan potasio, magnesio y calcio, ya que sirven para reducir las hormonas del estrés. Los frutos secos y cereales tienen también una acción relajante sobre la persona. En situaciones de ansiedad se debe ingerir fibra para que funcione bien el organismo y, sobre todo, que proteja el estómago.

Con una salud física adecuada conseguida a través de la alimentación solo queda hacer ejercicio para que el cuerpo se sienta más ligero y relajado. El deporte es el mejor ansiolítico natural que existe porque relaja los músculos y es necesario para llevar una vida sana. Hay que elegir el que más guste, por ejemplo, el yoga mejora muchísimo los problemas físicos y mentales del día a día.