miércoles, 12 agosto 2020 11:40

Productos para limpiar el horno

Hay productos para limpiar el horno que pueden hacer que sea una labor mucho más sencilla de lo que muchas personas piensan, y es que, a veces, se convierte en una labor que provoca muchísimo cansancio físico. Suele ser una tortura y uno de los electrodomésticos más complicados de quitar la suciedad por toda la grasa que se acumula en ellos.

Antes de empezar con la limpieza a fondo hay que seguir una serie de recomendaciones para que sea más llevadero. Lo mejor es hacerlo a horas en las que, si se tienen niños, estos no estén presentes en la cocina mientras, por todos los productos químicos que se van a utilizar por ser extremadamente peligrosos para la piel, los ojos y los pulmones. Por esta razón, hay que mantener las ventanas abiertas, sea la estación del año que sea.

También se deben colocar guantes de goma por precaución y proteger el suelo por si cae alguna sustancia difícil de quitar después. Lo mejor es utilizar trapos desechables para limpiar el horno y tirarlos a la basura nada más terminar.

Aunque los productos que se venden especiales para el horno sean efectivos, a veces es preferible utilizar algunos trucos caseros igualmente eficaces y que no contengan tantas sustancias tóxicas. La lista que necesitamos para llevar a cabo la limpieza absoluta de este aparato se compone de agua, bicarbonato de sodio, trapos y vinagre.

Lo primero que hay que hacer es quitar las rejillas, sacarlas y limpiarlas independientemente del resto del horno. Para eso, habrá que mezclar unas cuántas cucharadas de bicarbonato de sodio con un poco de agua y untarlo en ellas. Después, repetir esta misma acción con el resto del electrodoméstico por dentro y por fuera, y dejarlo actuar durante, al menos, 12 horas. Precisamente por esto es mejor que se haga por la noche, que es cuando no se utiliza ni hay riesgos de que se pueda tocar.

Para que actúe mejor el producto para limpiar el horno hay que hacer hincapié, sobre todo, en los sitios donde haya zonas quemadas o manchadas, hasta que el carbón que producen quede totalmente disuelto.

El día de después habrá que limpiar bien el bicarbonato de sodio con la ayuda de un paño húmedo e intentando quitar lo máximo posible de las paredes del horno. El siguiente paso es rociar el horno con vinagre para quitar los restos que se vayan quitando y secarlo pasados unos minutos. Por último, el horno tiene que estar encendido a 150 grados durante unos 20 minutos aproximadamente para que se seque.

Estos productos para limpiar el horno son muy sencillos a la vez de baratos, lo único es que hay que tener mucha paciencia.

Artículos similares