Compartir

Lo más molesto es cuando la tos es seca, no arranca moco de las vías aéreas y puede llegar a irritar mucho la garganta. Si por el contrario, su tos es productiva, no trate de pararla ya que el organismo se está deshaciendo de las mucosidades por este medio. Si la tortura dura más de dos semanas o le sale con sangre, es necesario buscar atención médica de inmediato.

Antes de contarte como combatir la tos, es bueno que serpas que por más incómoda que sea , no es recomendable pararla del todo. La tos es una defensa del sistema inmunitario para expulsar microbios, polvo, químicos y otros irritantes. La idea es aliviarla de manera que no sea tan incómoda pero dejar que el sistema inmune use sus armas para defenderse. En otros casos también sirve para eliminar objetos extraños como partículas de comida o líquidos que se han ido por el “lugar equivocado”. 

Si la tos es producida por alguna alergia, se debe eliminar el alérgeno y así se aliviará la tos. Y no se recomienda usar ningún remedio para la tos en niños menores de 6 años. Vamos con algunos trucos: 

La sopa de pollo no se ganó su fama de manera gratuita, ya que en realidad es muy buena para aliviar los síntomas del resfriado, incluyendo la tos. Se le puede agregar un poquito de ajo y de jengibre para fortalecer el sistema inmunitario. Otra sopa muy buena para aliviar la tos porque reduce la flema, es la sopa de cebada.

La combinación de la miel con la pimienta blanca, es muy buena en estos casos, ya que ambas poseen un gran poder expectorante que facilita la expulsión de la flema mediante la tos, para lo cual se debe consumir una cucharadita de té con una pizca de pimienta dos veces al día, mientras dure la condición congestiva.  Una cucharadita de miel tomada con una pizca de pimienta blanca, tres veces al día durante 4 a 5 días puede ayudar a prevenir y curar la tos, especialmente tos seca.

También puedes colocar unas hojas de eucalipto dentro de una olla grande con agua hirviendo, para proceder a aspirar, tapándose con una manta, de forma que el agua vaporizada que se escapa cada vez que abramos la olla bañe completamente el pecho desnudo y la cabeza del enfermo.  Este procedimiento se realiza durante diez o treinta minutos, aplicando una fuente de calor constante a la olla. 

Lo mejor es realizar unas fricciones en el pecho con aceite esencial de eucalipto o un bálsamo que lo contenga, con el fin de hacer más fluidas las secreciones y bajar la inflamación. Todos conocemos el ungüento comercial 'Vicks Vapor Rub'. Se da un masaje en el pecho y en las plantas de los pies con este ungüento antes de acostarse, se pone medias y listo. ¡A dormir!