Compartir

El índice de masa corporal es una medida desarrollada por un matemático belga, Adolphe Quetelet, que nos da una idea aproximada de la idoneidad de nuestro peso en relación a nuestra talla. Y es que no se puede hablar de peso ideal sin tener en cuenta diferencias personales esenciales, como la altura o la constitución de cada cual.

Es el indicador más empleado desde los años ochenta, entre otras cosas por su facilidad de cálculo.

El índice de masa corporal se calcula según una fórmula fija: el peso (en kilos) se divide por la altura (en metros) elevada al cuadrado. El resultado es una cifra, normalmente entre 16 o 40, que indica nuestro estado.

La medida es aceptada y adoptada por la Organzación de Mundial de la Salud, que define nuestro estado nutricional de acuerdo con los resultados. Los rangos establecidos son los siguientes: de 16 a 18, 50 se considera delgadez; peso normal entre 18,50 y 24,99; sobrepeso entre 25 y 30; y obesidad entre 30 o 40.
En ocasiones se pueden dar resultados fuera de esos parámetros, siendo considerado como delgadez extrema cualquier resultado por debajo de 16 y como obesidad mórbida cualquier por encima de 40.

Hay que tener en cuenta que el índice de masa corporal presenta algunas limitaciones: para empezar, los percentiles fueron establecidos en función de un estudio realizado entre personas de entre 20 y 68 años, con lo que no se puede aplicar tal cual a los niños. Éstos tienen sus propias tablas de percentiles que indican progresiones de talla y peso consideradas normales en función del crecimiento. Se pueden consultar en la página de la OMS.

No es la única crítica que ha recibido este indicador: según un estudio de la Universidad de Navarra publicado en febrero de 2013 hasta un 29 por ciento de las personas consideradas delgadas según el índice de masa corporal tendrían en realidad sobrepeso si se mide su grasa corporal: una persona estaría en un peso correcto cuando su porcentaje de grasa corporal se encuentra por debajo del 20 por ciento en hombre y del 30 por ciento en mujeres. En este caso las ecuaciones utilizadas son complejas, puedes introducir los datos en una calculadora online.

Otro indicador alternativo de obesidad es el llamado índice cintura/altura: se mide la circunferencia del abdomen y se divide por la altura. Si el índice es de 0,5 o mayor es que tenemos un exceso de grasa acumulada en la cintura, con los riesgos para la salud que eso conlleva. 

Sea cual sea la fórmula que elijas es importante hacer bien las mediciones. Procura pesarte por la mañana, a primera hora, antes del desayuno. Y medirte, por supuesto, sin zapatos. Medir la cintura con precisión resulta algo más complicado. En el caso de los hombres la referencia es el ombligo. En el caso de las mujeres se mide horizontalmente en la parte donde la anchura del abdomen sea menor.