Compartir

Según los últimos datos recogidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, nuestro país recaudo en los dos primeros meses de 2014 la friolera de 6.084 millones de euros, un 9,1% más que en 2013, gracias a los más de 6 millones de visitantes extranjeros que visitaron nuestro país. Una cifra que marcó su máximo en los últimos 10 años, con un gasto medio por turista de 985 euros.

España es un destino apetitoso, sobre todo para ciudadanos nórdicos y británicos, los mercados con mayor proyección, aunque los turistas alemanes continúan en el podio, conquistados por Mallorca y el resto de Baleares.

El ministro de Turismo, José Manuel Soria, presume de estas cifras -no es para menos-, pero ¿por qué eligen España los turistas extranjeros? La respuesta es sencilla, España representa la teoría de la triple B: Bueno, Bonito y BARATO.

Comparando cinco ciudades (Nueva York, Berlín, París, Amsterdam y Madrid, como representante de España) y cinco pilares en el gasto turístico, este es el resultado:

ESTANCIA

Los precios en hoteles, alberges o pensiones son similares en las cinco ciudades. Por una media de 40€ podemos tener una habitación en un hotel de tres estrellas. Sin embargo, si la estancia se prolonga en el tiempo y decidimos alquilar un apartamento los precios sí varían. En una zona céntrica, según los datos recogidos por el portal Expatistan.com, un piso de 85 m2 ronda en Madrid los 1.300 euros, muy similar a una vivienda en Berlín, mientras que en Londres supera los 3.000€, Nueva York se dispara hasta los 4.000€, París 2.500€ y Amsterdam 1.700€.

TRANSPORTE

El sencillo de metro por un euro es cosa del pasado. Tarifazo tras tarifazo, el transporte urbano en la capital de España ha subido de manera sustancial, hasta incluso doblegar su precio en tan solo unos años. Aun así, para los turistas es una tarifa más que asequible. En Londres, británicos y turistas pagan más de 5 euros por trayecto, en Berlín y Amsterdam 2,50€, mientras que en Nueva York o París es un precio muy similar al madrileño. Por su parte, en el abono mensual, y aunque parezca mentira, los madrileños salimos ganando. Londres, la ciudad más cara en este aspecto, dispara sus tarifas hasta un 173% más que el transporte urbano de Madrid.

COMIDA

De las cinco ciudades, Madrid es la capital más barata para comer. Por ejemplo, sin brindarle un menú exquisito a nuestro paladar, en un restaurante de comida rápida podemos comer por 7€, o elegir un menú diario por unos 11€. Unas cifras que, en comparación con el resto de destinos, son realmente asequibles. En Londres el gasto asciende a los 15€, en París cerca de 16€, Amsterdam 18€, mientras que en Nueva York no comes de menú por menos de 20€. Sin embargo, Berlín ofrece entrante y plató principal por un precio similar al de la capital madrileña. Si hablamos de comida casera, la lista de la compra en el extranjero se incrementa en un 30% de media.

OCIO

Aquí Madrid ofrece precios competitivos, pero no los más baratos en comparación con el resto de candidatas. En la capital española, dos entradas de cine nos pueden salir por unos 18€, un precio en el que solo puede competir Berlín. Ver una película en Nueva York y Londres nos costaría 26€, mientras que en Amsterdam y París rondarían los 21€. Sin embargo, si preferimos disfrutar de una copa o un cocktail en buena compañía, la capital holandesa y la alemana ofrecen tarifas muy similares a los locales españoles (unos 9€), mientras que en el resto toca rascarse más el bolsillo, 12 euros.

COMPRAS

Salir de compras por Gran Vía es actividad obligatoria para los visitantes foráneos en la capital de España. Los precios, dependiendo de las tiendas y de la época del año, no son excesivamente caros, sobre todo comparándolos con la 'Milla de Oro', pero en este apartado sí encontramos más competencia con el resto de ciudades. De media, salir de compras en Madrid es más económico que en Berlín, París y Amsterdam, pero no puede competir con los jugosos precios de la 'Quinta Avenida' neoyorquina. Por ejemplo, unos vaqueros de marca en Nueva York cuestan menos de 60 euros, mientras que aquí pagamos 90€. En marcas deportivas el precio varía en más del 20%.