Compartir

Aprovechar integralmente los alimentos en un mundo que desperdicia anualmente más de 1 billón de toneladas de comida, según la Organización de las Naciones Unidas, es una actitud inteligente. Sin embargo, esta actitud no favorece solamente al medio ambiente, sino que tu propia salud; la mayor concentración de nutrientes en los alimentos se encuentra justamente enla parte que sueles tirar a la basura, como cascaras, semillas, tallos y demás.

La cascara de la calabaza, por ejemplo, es rica en fibras, vitamina C y carotenoides, una sustancia que previene las enfermedades del corazón y cáncer. La cascara también ofrece un tipo de proteína con potente acción antifúngica, capaz de luchar contra el hongo que provoca infecciones vaginales y otros problemas de salud.

La cascara de la calabaza ofrece más proteínas, fibras y potasio que la pulpa.

¿Cómo usar? Puedes aprovecharla para enriquecer tus ensaladas, sopas y arroz. También puede ser servida como un aperitivo o canapé. En cualquier caso es importante hervir la cascara ya que su textura es muy dura.

La cascara de plátano es rica en vitaminas A, C del complejo B y fosforo. El fosforo actúa en el metabolismo activando las vitaminas A y del complejo D, además de fortalecer huesos y dientes junto con el calcio. Según estudios realizado por la revista, Biotechnology and Biochemistry, la cascara también es beneficiosa contra el cáncer de próstata.

La cascara de plátano tiene más vitamina C y potasio que la fruta.

¿Cómo usar? Puedes usar la cascara de plátano para preparar mermeladas, postres y bizcochos.

La cascara de naranja es rica en fosforo, calcio, fibras y carbohidratos, que ofrece energía al cuerpo para realizar sus tareas diarias. Según un estudio en Arizona Cancer Center en los Estados Unidos, la cascara de naranja es eficaz en el combate al cáncer de mama y colon. 

La cascara de naranja tiene más proteínas, carbohidratos, fibras y fosforo que la fruta.

¿Cómo usar? En salsas, postres y para aromatizar el arroz.