Compartir

Prendas vaqueras son sinónimo de seguridad en el momento de vestirse; nadie jamás se equivocará al usar un pantalón, falda, camisa o accesorios jeans. Desde que surgió en 1850 de las manos de Levi Strauss, el mayor atractivo de la prenda es, entre otras cosas, su resistencia y durabilidad. La prenda fue usada en los años 70 como símbolo de osadía de algunas mujeres. Calvin Klein fue el responsable por lanzar el tejido en camisas.

El jeans, desde entonces, se ha convertido en el “must have” del vestuario, tanto femenino como masculino. El ítem puede ser usado en los looks más sofisticados hasta los más informales del mundo. La clave es combinar el jeans con otros tejidos y prendas para conseguir el resultado que esperas.

Dentro de la libertad que proporciona el jeans y el street wear aparecieron las camisas vaqueras, con el concepto de post modernismo en la moda, trabajando en el hibridismo de culturas, géneros, tendencias y lenguajes.

No hay reglas en la utilización de la camisa vaquera porque simplemente queda bien con todo. Lo importante es ir probando diversas combinaciones para llegar al efecto deseado.

Algunas ideas de moda para tu look con camisa vaquera.

¿Camisa abierta o cerrada? Una vez más depende del mensaje que quieres pasar. Las camisas abiertas sugieren algo casual en cuanto la camisa cerrada da la idea de un visual arreglado, muy “preppy“.

¿Accesorios? Ya que la prenda es tan versátil y combinable, el “algo más” puede venir de los accesorios que acompañan tu camisa. Apuesta en collares cerrados en el cuello, braceletes en las extremidades de las mangas, cinturones marcando la cintura, pañuelos, usa la camisa para dentro o fuera de los pantalones, etc.

En otoño e invierno, la camisa puede ser combinada con chaqueta de cuero, jerséis, blazers, entre otros ya que no abriga en las bajas temperaturas.