Compartir

El primer modelo de parka fue la “anorak“, pensada especialmente en los esquimales; es más gruesa y revestida de cuero para calentar el cuerpo bajo temperaturas extremamente bajas y evitar la humedad. Los modelos de parka actuales son más parecidos con los añadidos al uniforme de la infantería del ejército inglés en la Segunda Guerra Mundial.

En los años 50, la parka empezó a ser fabricada con tejidos más ligeros y más difíciles de arrugar o ensuciar. Sin embargo, fue en la década de 60 que la parka dejó de ser una prenda exclusiva del vestuario de los soldados para conquistar los jóvenes del movimiento modernista.

En los 90, después de un periodo de declino, la parka resurgió de las cenizas para abrigar las mujeres; aun preservando su aspecto militar y sus características como impermeabilidad, confort térmico, versatilidad y ligereza.

Después de una historia tan larga, actualmente la parka puede ser usada dentro de varios contextos de moda, lo más importante es conseguir el equilibrio entre las combinaciones.

¿Cómo usar parka?

Si tu parka es un modelo muy amplio, lo mejor es combinarla con otras prendas más ajustadas, como pantalones skinny o leggind, por ejemplo.
Como la prenda tiene aspecto deportivo, si quieres dar algo de elegancia al look, ipuesta en accesorio y zapatos que puedan añadir valor a tu combinación.

Las parkas fabricadas con tejido fino o sin mangas permiten combinaciones y superposiciones con camisas, vestidos, chalecos.

Puedes combinar perfectamente tu parka con ropas más cortas, faldas y shorts. El truco es que la largura sea similar o mayor que la parka, para evitar achatar tu silueta.

El color tradicional de la parka es verde musgo, pero no hay reglas de coordinación de colores, todo depende de tu gusto y estilo de moda. Puedes combinar tu parka con prendas de colores fuertes, cálidos o estampados. Si eres más clásica, puedes combinarla con colores neutros y tonalidades de la misma familia, como el marrón, por ejemplo.

Un modelo de parka que se hizo muy famoso es el con estampado de camuflaje. Para acertar al combinar, las demás prendas deben ser de al menos uno de los colores que aparecen en el estampado camuflado.