Compartir

Tras la década de los años 90 los desfiles comenzaron a mostrar colecciones cargadas de altas dosis de irreverencia y humor, mostrando el lado más divertido de la moda.