Compartir

Cabellos cortos, maquillaje nude, cejas espesas… y un toque de picardía.
Un estilo que se inspira en los códigos masculinos, sin sacrificar ni una pizca
de feminidad. Definitivamente, los opuestos se atraen.