Compartir

Hace unos días leí el enésimo artículo sobre lo deseable y recomendable que es la pasividad. Es decir, la falta de iniciativa, la espera, la inacción, la resignación. Pues, dicho de esa maner