Compartir

Paseando por la madrileña calle Fuencarral nos fijamos en el look de Aitor Hernández, un joven de 26 años que se dedica por entero a su profesión de bailarín como integrante del Ballet Nacional de E